EL SILENCIO DEL TOPO – ANAÍS TARACENA

 

 

Elías Barahona el protagonista principal del documental de la directora guatemalteca Anaïs Taracena era un hombre de carácter apacible, irónico, al límite del sarcasmo, según comentan quienes le conocieron. Periodista de profesión y colaborador del ejercito guerrillero “Los pobres”, en un país donde el miedo sigue colmando un espacio demasiado grande en la vida de sus paisanos. Elías Barahona ocupa el cargo de Relaciones públicas del ministro de Gobernación, Donaldo Álvarez Ruiz, durante la dictadura de Kjell Eugenio Laugerud García y el de Romeo Lucas García en 1978 hasta el golpe de estado de 1982.

Su clandestinidad para burlar al sistema tuvo la ventaja de la protección, el estar expuesto a diario le daba seguridad, la que no tenían muchos de los amigos que acabaron muertos. Y la desventaja de vivir en la incerteza de los juicios ajenos de aquellos que en ocasiones llegaron a pensar que le había fagocitado el bienestar material que gozaban los organizadores de la infamia. Asistió a la creación de los escuadrones de la muerte, grupos paramilitares que el gobierno fundó y que fueron adiestrados por los militares norteamericanos con el beneplácito de su presidente.

La forma en que Anaïs Taracena trata al guerrillero Elías Barahona y por extensión nos hace participes para que sintamos parecido, es con la empatía irrenunciable que suceden a unos hechos que no tienen justificación desde ningún ámbito ético o moral. Tortura, muerte, creación de fuerzas represivas, falta de libertad no tienen más que una salida, la que puede proporcionar la dignidad y la aplicación de la justicia. La solidaridad que nos pide nos lleva a la identificación con la lucha de este personaje que tiene que vivir con el alma encogida ante el hecho de contar con información de asesinatos que se van a llevar a cabo y no poder llegar a alertar a tiempo para evitar los muertos. Estar infiltrado en un sistema político que posee la indignidad, la tortura y el asesinato por modelo de convivencia no es ninguna bicoca. Tener que irte al exilio tampoco, a no ser que tu propia voluntad te lo sugiera.

La estrategia represiva de la que se sirven los sistemas políticos dictatoriales esta anclada en el terror que se infringe en el cuerpo de los perseguidos y la información privilegiada es el diamante mejor tallado porque logra no solo salvar vidas, abortar secuestros, descapitalizar las arcas de los poderosos mediante la extorsión y acaba debilitando el sistema corrupto. No obstante, la represión que sufren los habitantes de Guatemala es un legado de los gobiernos antidemocráticos con los que siguen contando y la sombra del crimen organizado planea por sus calles.

Anaïs Taracena tiene documentales de sumo interés donde la conciliación convive con la denuncia de los sucesos del pasado. El dolor esta siempre presente en el inconsciente de los que hablan. Sus realizaciones audiovisuales versan sobre temáticas de derechos humanos, género y problemáticas sociales. Trabajos como 20 años después 2017, El archivo 2017 o Los médicos de la montaña 2019 han sido su antesala a la película El silencio del topo 2021 donde nos ofrece desde su mirada limpia y denunciante los datos de una investigación minuciosa en la que ha podido comprobar, a través de documentación filmada y los escritos del propio Elías Barahona, los hechos que se nos narran. La participación de personas que vivieron los momentos que acaecieron durante finales de los años 70 del siglo pasado y principios de la década de los 80 en Guatemala que a su vez conocían al guerrillero, dan una idea muy clara sobre el personaje, pretendiendo que la memoria póstuma del mismo resulte intachable, no se desvirtúen los hechos y los acontecimientos que vivió su persona, siempre sometida a una tensión insostenible y mantenida por la idea y la fuerza de la necesidad de justicia para todos los guatemaltecos. Películas documentales como esta tienen un valor que va mucho más allá de lo emocional, el esclarecimiento de los hechos y la reapertura de casos que los jueces dejaron impunes devolverán la presencia a los asesinados y la paz al alma de sus familias.

 

_________________________________

 

 

Charo García Diego (Salamanca 1961, España) es Pedagoga, Socióloga y Psicóloga Social. Organizadora, coordinadora y difusora en los medios de comunicación de actividades culturales desde 1990 en España. Ya en sus inicios universitarios, estudia, investiga y escribe crítica de cine. Sus intereses giran en torno a la difusión de culturas transversales, multipluridisciplinares y versátiles que aporten enriquecimiento formativo a las nuevas generaciones.

En la actualidad, coordina el libro “Cine Centroamericano y Caribeño Siglo XXI” editorial extravertida que verá la luz en septiembre 2021 junto a una Muestra de Cine Centroamericano y Caribeño Siglo XXI, que recorrerá varias ciudades españolas y foráneas.

Colaboradora habitual en la revista digital LADOBERLIN y Materialextra.com

 

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski