MALAS COMPAÑÍAS – OSCAR PUKY GUTIÉRREZ

 

 

UNA “TIERRA DE NADIE” QUE ES DE TODOS: LA NUEVA COLECCIÓN PANHISPÁNICA DE EDITORIAL BUKOWSKI

 

 

Por Matías Escalera Cordero

 

Malas compañías, de Óscar Puky Gutiérrez (Santa Cruz de la Sierra, Bolivia) abrirá la colección “tierra de nadie”, de Editorial Bukowski, pensada para el encuentro de toda la poesía americana, la del Sur, la del Centro, la del Norte, la del Caribe, toda la poesía hecha en castellano de arriba abajo del inmenso continente. Aunque, en verdad, esta nueva colección, “tierra de nadie”, de Editorial Bukowski, irá más allá, pues está pensada también para llegar a todo el mundo hispánico, en ambas orillas del Atlántico.

 

¿Por qué no soñar con la inclusión, un día, de los y las poetas magrebíes, del norte de África, que escriben en español; o con la de las y los poetas ecuatoguineanos, del África Negra; o con la poesía hecha en sefardí, el viejo castellano de los judíos españoles, allá, en límite occidental del Mediterráneo; o con la poesía chicana norteamericana? Soñar, no solo no cuesta, dicen, sino que nos dispone a ser más grandes y mejores. Sin contar con que un sueño así conviene y se ajusta perfectamente con una de las ideas medulares del proyecto mismo de Editorial Bukowski, desde el inicio mismo de la aventura emprendida por Ivo Maldonado: difuminar, sobrepasar, romper y hacer desaparecer, en suma, las artificiales fronteras que nos separan a todos los que pensamos y escribimos en castellano.

 

 

Editorial Bukowski y esta nueva colección que nos ofrece quieren convertirse, por ello, en un firme y despejado punto de encuentro, una espaciosa y rica “tierra de nadie” del idioma y de la común memoria y experiencia que, con él, compartimos, ya sea en el Cono Sur, en las altas sierras andinas o en las cálidas costas del Pacífico, del Caribe o del Atlántico; en las selvascentroamericanas o en las ciudades; en la emigración y el desplazamiento o en nuestros lares, al lado de nuestros ancestros; en el peligro de la clandestinidad y de la lucha o en el feliz y pacífico disfrute de nuestros oficios; porque este proyecto, ya imparable, que comparto con un profundo convencimiento, desde mi lejanía peninsular, aspira a recabar lo mejor de nosotros, de los que utilizamos este idioma, heredado o adquirido, como herramienta de encuentro y de apertura al mundo, no como arma de exclusión ni de separación; puesto que, más allá de nuestra procedencia, de nuestra etnia o matiz epidérmico, más allá del concepto de lo poético y de lo literario que defendamos, tenemos la posibilidad de encontrarnos en esta hermosa, sazonada y conmovedora “tierra de nadie” que es nuestro idioma, que abre ante nosotros un inmenso continente de más de mil años de palabra poética dicha en castellano.

 

Estos que van a continuación son los versos iniciales del primero de los poemas del libro que abrirá esta colección, Malas compañías, de Óscar Puky Gutiérrez

 

Creo en el poema padre todopoderoso

y en el abecedario de silencios al que nos acerca. Creo en la primavera y otros milagros…

 

 

Acaso sea este sueño, el de toda la Casa Bukowski, el de la editorial, el de la colección, uno de esos otros milagros que acompañan a la primavera. Que así sea.

 

Porque ni Óscar Puky Gutiérrez, ni nosotros, desde esta “tierra de nadie”, estamos dispuestos a renunciar a la vida ni a la primavera.

 

Estas Malas compañías, no es solamente una negación de lo triste y de lo oscuro, de lo impostado, falso y patéticamente maldito, sino que, creo, es uno de los cantos a lo vivo más fundados, sinceros y poderosos que he leído últimamente.

 

Es por eso que elijo para mi poema sol y jardinerías

jaguares, colibrís y otros orgasmos azules antídotos contra el invierno

en estos extraños tiempos de la ceniza.

 

Y así es, contra estos tiempos grises, este hermoso poemario nos ofrece luz y santo regocijo poético; lo oscuro no vale más por ser oscuro, se nos viene a decir en un lenguaje poético pleno de vigorosas, claras y contundentes metáforas, que no necesitan justificación espuria ninguna. Un lenguaje poético que se levanta y se justifica a sí mismo, como toda poesía auténtica que se precie.

 

Asumo las ventajas de la orfandad

(esa antigua justificación de toda melancolía).

 

 

Sublimo en poemas y otros menesteres la ruta sumergida

el caracol de la nostalgia el cardumen en soledad.

 

… / …

 

Voy con menos lastre menos pensativo menos bobo.

Aéreo al fin

ocupo mi lugar en el reino de los suelos.

 

Porque…

Si es para odiar o marchitar o crucificar

si es para apagar la escasa luz escasa si es para impedir el verano

si es para domesticar la ternura

 

Que no cuenten con Óscar Puky Gutiérrez, ni con “tierra de nadie”. No formaremos parte, de ninguna de las innumerables Malas compañías que nos amenazan por doquier.

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski