Poemario “TIANANMEN. Puerta de la Paz Celestial”, del poeta Ivo Maldonado

Nuestra Casa Editorial se complace en presentarles su nueva publicación.

Se trata del poemario “TIANANMEN. Puerta de la Paz Celestial”, nada más ni nada menos que una nueva obra de nuestro Director, el poeta Ivo Maldonado.

En palabras de su prologuista, el artista español Juan Carlos Mestre, se trata de “un libro único”, que “ha deletreado un alfabeto inédito en nuestras letras, lejos de todo modismo y habitado por una fulgurante presencia de signos, de nuevas semánticas que amplían los horizontes significativos del porvenir”.

Se viene su lanzamiento este pandémico 2020.

Como adelanto, les compartimos las notas de su editor, el poeta y Director Creativo de Editorial Bukowski, Erick Pohlhammer.

“Pasaporte a la Poesía china de un autor chileno universal”.

No es mi idea explicar nada. El sol no necesita explicaciones. Nadie va a la playa a explicarse al sol. Se va a la playa como se va a las obras de arte : a disfrutarlas. A vaciarse de sí y a llenarse de luz. Y sombras.

Leonardo da Vinci cita a Anaxágoras en su increíble Cuaderno de Notas : “Todo viene de todo, todo se hace de todo y todo puede cambiarse en todo, porque lo que existe en sus elementos está compuesto de sus elementos.”

Tia Nan Men poema es un todo de un Todo todavía más invisible y total esencialmente chino.

El visionario poeta chino – chileno – universal Ivo Maldonado [Biendonado, diría yo], vivió en China en el Siglo XII –alta Edad Media en Occidente-. Toda la simbología y señalética semiológica de sus signos verbales lo insinúa y lo sugiere. Vicente Huidobro: “Poesía es El arte de sugerir.” No tengo esta capacidad del autor de Tia Nan Men todavía.

El que no viaje se pone viejo. No se preocupe usted. Se puede viajar hacia adentro. Recuerde que todo está en Todo. Tia Nan Men es un viaje hacia adentro. Por fuera. Por callejones y plazas, y costumbres e intrahistoria, y micro historias y macro historia de la cautivante China mágica imperial, dominadora, revolucionaria. Mao Tse Tung y el Tao se hilan por polisémicos campos comunicantes (reales y sureales). ¿Quién puede distinguir la diferencia? Rejuvenecí 30 siglos de pensamiento abstracto cantando esta joya de libro por las calles. Por las avenidas interminables de la ciudad de mi consciencia. La Ciudad del Yo si queréis.

Cero grado de expectativa. Lo maravilloso es simple. Obra compleja y futurista. Arcaica. Tono estoico e impersonal, como de crónica anacrónica, local atemporal. ¡China muerta alive! Esta obra de arte minimalista multi significante debe seguir, sin dudas, al primer golazo poético del autor, Tributo a las Cenizas.

Es más: me atrevo a asegurar que Tian An Men –breve Poema sinfónico- es la segunda parte de Tributo a las Cenizas. Con la estructura ausente, en decir de Ronald Barthes -de ambas Obras-, como editor, que soy ahora, estoy pensando en Pekín y a la vez en un palanquín y en el Ying y el Yang y en, por qué no –qué lo impide- por amor a la Poesía formar con estos tres, el 2021, (con sin Tercera Guerra Mundial) una eterna trilogía.

Erick Pohlhammer Boccardo.

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski