Víctor Augusto Mendivil: “En la vida de las personas los elementos pueden estar dispersos, pueden no tener aparentemente relación, pero igual confluyen perfectamente en uno”

 

Víctor Augusto Mendivil: “En la vida de las personas los elementos pueden estar dispersos, pueden no tener aparentemente relación, pero igual confluyen perfectamente en uno”

Por: Pepe Mejía

Víctor Augusto Mendivil es una promesa en alza. Viene de la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños de Cuba, semillero de grandes realizadores. Estudió en la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación, en la especialidad de comunicación audiovisual, en la prestigiosa Pontificia Universidad Católica de Perú.

A sus 38 años, tiene en La Plebe SAC –que inició su andadura en 2018- su laboratorio de ideas y producción. Desde su rincón limeño, en el barrio castizo de Barranco, testigo de muchas creaciones artísticas y a donde se recluyen muchos artistas, produce y distribuye películas y vídeos, además de trabajar la fotografía. Joven realizador, fue profesor de fotografía en el colegio Regina Pacis. Uno de sus mejores trabajos ha sido levantar un registro fotográfico de la cerámica tradicional shipiba en la amazonía de Perú.

Mendivil estuvo presente -con su “Pasaje de ida”- en el Festival que dirige Ivo Maldonado y dejó boquiabiertos a la audiencia.

Pregunta.- Su obra “Pasaje de ida” fue la ganadora, en la categoría de documental, en el último Festival Internacional de Cine Independiente “Desde los extramuros del mundo”. En su opinión ¿cuál es el valor de su trabajo?

Respuesta.- Cuando empecé a grabar “Pasaje de ida” no sabía bien por qué lo estaba haciendo. Por supuesto que la historia de Don Rafael Castrillón es muy interesante y me parece increíble que no se haya contado previamente en el cine. Pero, más allá de mi interés, conforme fui trabajando el proyecto, encontré varios temas con los que me sentí identificado. El más importante para mí es el rol del juguete en la vida de un niño. Soy papá de un niño de casi 4 años y me es imposible no percibir cuánto bien le hace a un pequeño jugar y no solo apretar botones y que el juguete juegue solo como pasa con los juguetes de ahora, las tabletas y los celulares.

P.- En su documental se refleja nítidamente el trabajo cotidiano en un taller artesanal. Todos los elementos están dispersos pero todos encajan dando solidez a la narración. Juguetes y fisicoculturismo. ¿Un poco kafkiano, no?

R.- Tal como la pregunta lo adelanta, pienso que en la vida de las personas los elementos pueden estar dispersos, pueden no tener aparentemente relación, pero igual confluyen perfectamente en uno. Y  eso nos vuelve interesantes y tridimensionales; humanos al fin y al cabo. Esa diversidad o riqueza espiritual convive en armonía en nosotros y nos diferencia por completo de un personaje de ficción, por ejemplo, que debe ser normalmente coherente, sino, no cuaja ante los espectadores. Yo ni en sueños hubiera imaginado un personaje como don Rafael y, sin embargo, es un gran ejemplo del peruano trabajador que sale adelante a punta de trabajo y honradez.

P.- Las realidades, las distintas realidades en Perú, ¿es el sustento del que bebe su documental? ¿Por qué “pasaje de ida”? ¿Es un no retorno a qué?

R.- El nombre “Pasaje de ida” hace referencia al nombre de la primera nota periodística que le hicieron a don Rafael. Esta, a su vez, se apoya en la anécdota más bella y tierna que tiene don Rafael con su esposa cuando deciden ir a vender por primera vez sus juguetes. Pero lo que el documental propone, además, es que el pasaje de ida sea una de esas decisiones que se toman y cambian la vida por completo; como un día que decides armar unas camitas de juguete y varias décadas después caes en cuenta de que por esa decisión te volviste maestro juguetero.

P.- ¿Cuál es su opinión sobre el desarrollo del Festival?

R.- El Festival ha sido hermoso. Ha logrado superar la distancia obligada producto de la pandemia y nos ha conectado a muchos realizadores. Nos ha permitido ver cine de diferentes lugares de Latinoamérica y nos ha permitido dialogar entre nosotros. A mí me encantó el diálogo con los documentalistas; lástima que no estuvimos todos y todas, pero aquellos que sí pudimos estar presentes, pues la verdad que escuchar las demás propuestas ha sido un enriquecimiento profesional y personal fabuloso. La verdad que estoy muy agradecido por esta iniciativa de Casa Bukowski y ojalá que vengan muchas más ediciones del Festival; que esta decisión sea un pasaje de ida.

P.- ¿Considera necesario este tipo de plataformas para que se visualicen realidades ocultas, restringidas, alejadas del foco mediático comercial?

R.- Sin duda. Los cortometrajes no tenemos cabida en las salas de cine. Eventualmente, en salas alternativas tenemos cierto público, pero es poco. Imagínate en estos tiempos de pandemia, peor aún. Creo que tenemos miles de historias para ser vistas y oídas, y espacios como este Festival nos ayudan a que eso se haga realidad. Mil gracias!

 

 

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
1 Comment
Más antiguo
Más nuevo Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Milton
Milton
5 meses hace

Estupenda entrevista Víctor… Mucha sensibildad y humanidad en tus palabras. La historia, el cine, la fotografía nacieron para ti y tú para ellas🙏🏾🙏🏾🙏🏾. Ve por más amigo🙌🏽… Captando historias reales de verdad, de cariño, de esfuerzo, de trabajo y más 👏🏾👏🏾👏🏾

Casa Bukowski