ALAN MUÑOZ – LA PATRIA ES LA MEMORIA

¡Compartir!

BIO BIO BIG DATA

 

Busco un poema

como quién busca

una canción en el checklist

en medio del espejismo

de la noche penquista.

La ciudad se prende

y al redoble de tambores

todos somos uno

en la miseria de la subversión

bajo las grandes tulipas.

 

Caminamos de memoria las rendijas.

En una mano la célula de la vida

en la otra, el cáliz de la muerte,

a la vez que tomamos

nuestra frágil humanidad

del brazo, quiebro el vaso

Te digo, quiebro el verso,

Que escribir sobre la arena es igual

que escribir en servilletas.

El mar se parece a un bar-

(CO ²) en la costanera de un cigarro

Beber el agua salada

de una lágrima

se parece a flotar a la deriva de una pena,

como un hielo milenario

que se extingue para siempre

en un vaso de Güisqui.

 

Las mesas oblongas

son pruebas de tiro del artista

Cuando se juntan dos grandes ideas,

como egos,

ocurre una reacción en cadena,

salen a mirar los dragones desde sus casas

para desarmar los gritos

que han quedado grabados en las paredes.

Los bomberos sofocan

incendios de infidelidades en los moteles.

Los policías guardan

el estado de sitio de sí mismos.

 

Y nosotras las mortales

jugamos con el amor no convencional,

Porque caída la noche

se estrena de nuevo

la gran obra del circo del Mundo.

Te digo a ultranza que,

cada hombre es su propia pluma

porque su semen

es la tinta invisible

de sus pinceles muertos,

como los espías británicos

en la Segunda Guerra Mundial

chorreando los bastidores de petricor,

así recordamos que somos tan solo

una mancha seca

en los salones del Tercer Reich

una raya en el agua

hedor de cuerpos húmedos

después de la primera lluvia

polvo y silencio

en mi boca.

 

Porque el que descifre

el código detrás de la metáfora

verá el cielo abrirse ante sus ojos.

el día claro

será para agrietar un nuevo abismo

Un nuevo mártir

al gran rio

que va al mar.

 

 

 

TRACTATUS DE FASCINATIONE: LIBRO DEL OJO

 

¿Más si se enferma el ojo qué he de hacer?
¿Qué haremos si han hecho mal de ojo al ojo?
Vicente Huidobro

 

Diosojo,

Pon tu humano

Pon ojo lector diestro

en esta radiografía del tú

en el sentido de la envidia

Pon esta cerradura incunable

Que sacudirá este deseo de

ver y oír tras las paredes

Porque este cerrojo

arderá porque

estamos

embriagados

de convicciones

en la imagen donde

fluyen los trozos de luz

y sombra en esa búsqueda

inacabable de temporalidades

de inmortalidades y de determinismo

En plenas vísperas del nacimiento a la

Iluminación, presentamos este Ojo Lector

de las entrelineas como la máquina más aguda

y perversa de la imaginación. Cedo la llave textual,

el método será el conjuro para la ceremonia de la luz:

 

 

Vox Populi:

En la entrepierna entre paréntesis se lee entre líneas que:

(LA HERIDA ES UN CONTINENTE DE HORROR,

LA COSTRA, UN MENSAJE DE MUERTE.)

 

Vox Dei:

ENTRE = ¡Adelante!

MI DESFACHATADA ALMA

 

Querida Sofía:

Dejo sobre tu velador, esta carta

antes de irme de tu cama en medio de la noche

de la eternidad,

para dar salvación a mi alma

para que no arda en el infierno sino aquí

Porque al final de este tiempo conmigo

sabrás cuál es la pesadilla que me persigue:

 

 

Nadie más en este mundo

comparte conmigo esta revelación

y ahora tú tendrás entre tus manos

esta caja de Pandora que explotará

cuando la leas:

 

 

Tal vez ahora, y como siempre, de los poetas

sabrás que me adentro entre sus grietas

en lo alto del Olimpo para hurgar

en el cielo brumoso de su inmortalidad

 

 

El poeta es sospechoso,

vive como uno de nosotros

sobre sus heces/ sobre sus “eses”

sobre sus ruinas que son sus poemas,

por ende, vive un permanente desamparo poético,

no obstante, optimista aún porque

sabe, de artificio, que es el guardián del mito:

 

 

Descubro con asombro

un cenáculo de la Poesía Secreta

en la que diviso una fonola y un tocadiscos

percibo la voz de Marlene Dietrich cantando

la Odisea de Homero en alemán

y en medio de una profunda gresca,

entre el alboroto de sus maromas pasionales,

escucho discutir a los poetas muertos:

 

 

 

Displicente, Francis Jammes, fabula que,

para lo único que sirven las mujeres

es para hacer la cama en las mañanas

y deshacerla de noche,

 

 

En verdad -contesta Baudelaire-

que a un poeta le convienen adolescentes o prostitutas

 

 

Es que un poeta ensaya vivir como hombre

común y corriente– alega Jorge Teillier

 

 

Entonces, Parra, el Nicanor, concluye a todos

en sentencia mortal:

 

 

-Nombremos a las muertas

para no pasarle avisos a las vivas

porque a mí las vivas

no me pasan avisos

 

 

Lo que signifique esta verbigracia

guárdala en tu pecho

como un capullo,

recuerda, solo tú y

nadie más en este mundo

comparte conmigo esta revelación.

 

 

A CONTRAPELO

 

Un niño juega a las canicas

Por un patio seco con esquirlas,

Arrastra sus rodillas

sangrantes sobre la tierra

Bajo la tierra hace surcos

trincheras para depositar

sus inocentes secretos en ellas

Lleva el juego muy lejos

Porque hace fosas comunes para aquellas

bolas de cristal que le muestran el futuro

En el fondo de este patio

El infierno no lleva el nombre de su fantasía

En su tabla periódica

No está el nombre de los fusilados

De cada casquillo que cae de una boca

Nace una serpiente con lenguas muertas

Porque este demonio obsesivo persiste

De robar de su mano cada esfera

De invitarlo a silabear una y otra vez

la nota alta de la guillotina de la depresión

No es rogar por mi alma

cruzar los límites de la cordura

al advertirle

Que en este patio maldito

Fumó su último cigarrillo

Un rebelde

Sino ver a ese niño que

A CONTRAPELO

Dispara un poema contra la muerte.

LA PATRIA ES LA MEMORIA

 

Las puertas se abrieron para el amor

Pero cuando duraron abiertas

se franqueó una idea:

Qué será de Chile cuando te deje;

Se caerá a pedazos mi grano de arena

sobre la tumba del planeta.

Dime amor, con quién comentarás este libro,

Hijo del árbol del deseo,

que te convocaba a leerlo con insana malicia

desde el amanecer

hasta la honda noche de los artificios.

 

El libro que observaba con curiosidad

nuestros desvelos desde el velador

¿Con quién descubrirás ese verso saeta

que sutilmente humedecía las sábanas

en la bragadura?,

El libro con quién podías enjuagar débilmente tu mano

a horcajadas

El libro que rompía por fin la represa

si al hurgar su punto exacto

daba con la clave dimensional del abismo.

 

Chile morirá de entropía

al imaginar un mañana

ahora que me aferro a ti

sobre este código de agua;

Porque tú eres el templo

y yo, el mensaje,

eso que siempre estuvo antes de mí,

seguirá después de mí.

 

Lo único que queda es el recuerdo

y una extraña sensación

de haber vivido solo un poco

las puertas se cierran porque fue colmado

el cuerpo del delito

yace en la tumba del territorio.

 

 

LOS ODIOSOS ADIOSES DE LOS DIOSES

 

El dios ebrio abre la obra del hombre

Ese dios que crepita en el vacío del pecho

No sé si fue Onetti o Gabriela Mistral

donde ardieron las palabras

de una inanición insondable

porque el idioma es una gran nube

que asecha

 

Una vez dijiste “No vengo a contarte cuentos”

que sólo había dos mortales en tu vida

que merecían tu admiración, Julio Cortázar y yo,

Te creí porque éramos niños

Con eso mataste el hambre del hombre

y dejé de creer en el misterio

 

Cuando los símbolos se revelaron

los poetas callaron su condición de divinidad

Desde ese momento

no velo poetas en sus tumbas

ni administro sus ceniceros

No encierro gatos en la buhardilla

ni mezclo azufre

para que ocurra una conjunción de estrellas

Me den la venia esas sabandijas

para que camine en una alfombra rota

 

Desde ese momento

no guardo re/sentimientos

La tortura que me inflige el destino

no hace mella en mí

Es la bondad humana de abordar

la histeria como una ceremonia iniciática

por sobrevivencia olvido el origen del dolo

Volver a reconocer

la conciencia imperfecta en cada acto

La crueldad es tan efímera como un beso.

 

No guardo re/sentimiento

Olvido rápido

Una tarea, un aprendizaje

En mí hay un asombro permanente

al olor de un poema

a la novedad de un lenguaje

Olvido rápido para reaprender el sonido de un verso

Cuando escapo de las palabras quiero volver a ellas

en proporciones áureas

Puesto que un poema no es un poema

si no resiste el culto a la ignorancia

si no lo ha visto el sol de Elqui

bajar por mi garganta deletérea

hasta perderse en su propia sigma

y regresar invicto de la estación de los números.

 

No guardo re/sentimientos

ni busco dobles intenciones en una mirada

Más preciso de una señal

un símbolo que abra la puerta para entrar a tu universo

y recordar que fuimos uno

en el cosmos.

 

 

 

BIOGRAFÍA

ALAN MUÑOZ OLIVARES (Talcahuano, Chile, 1977).

Poeta, Psicólogo, con larga experiencia en el contexto poético. Su primer poemario lo publica a los 18 años,

RE-VERSOS (Ediciones Etcétera, 1995), OTRAS IN-VERSIONES (Ediciones Dessidia, 1997),

CANCER O LA INMORTALIDAD DEL CANGREJO (N.A.D.A. Ediciones, 1999), TREE-D ÁRBOL

MUERTO (Ediciones Askasis, 2015). Aparece en diversas revistas y antologías del medio literario. Ha

fundado: el Grupo DESSIDIA, CATORCECOMAUNO y N.A.D.A. Ediciones; Miembro fundador y

gestor el Colectivo de Poetas Penquistas COCTEL LIRICO. Al presente lidera el proyecto poético

ANTROS EDICIONES. Ha obtenido diversos reconocimientos. Actualmente es beneficiario de un

proyecto de creación por su libro en desarrollo C0D3X P4C1F1CV5 (cómo vivir, amar y morir en

Chile) con respaldo del Fondo del Libro y la Lectura 2020 del Ministerio de las Artes, Culturas y el

Patrimonio de Chile.

 

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski