CARLOS ENRIQUE RIVERA – ENTRE LOS FANTASMAS ANÓNIMOS

¡Compartir!

SARMIENTOS

                                          A mis hijos

                                                           

Quiero dejar escrito

que tuve hijos 

cuando el sol apenas moría.

Sarmientos  

entretejidos por la vida

en el navegar de los ocasos

del mar de mi congoja.

Hijos de mi piel

sembrada en el panal

que las abejas chorrearon

 los veranos transformados.

 

Hijos que tienen

 en su boca el fuego

de las perseidas que nadie recogió,

en la madruga del rocío 

donde las flores 

bañan la espalda de la mañana.

 

hijos forjados en la súplica

nacida del recuerdo

oculto en el poema.

hijos soles, lunas, espacio.

Hijos de mi propia esencia.

 

Luz en el despertar

de las lluvias blancas

 y de los días sin invierno.

Rocas nuevas,

Tierra sembrada en el tiempo. 

AMANECÍA

 

Las sombras

tejían la luz que se regaba incierta.

Árboles y todo lo dormido

festejaban con bostezos,

estirones y calambres,

mientras los minutos del sol

sonrojaban la piel.

Es una mañana de mi era

despoblada de celajes,

llena de briznas de sal

y arrumacos de alegría.

 

Cada recuerdo del amanecer, 

de sus colores pardos, 

de sus agonías enterradas

despierta la amalgama del vivir

y la flor del pensamiento.

 

Esta es la mañana de mis huesos

cansados de navegar

venciendo la tormenta,

que herida por el amanecer

guarda sus remos 

y se funde en el trajín del despertar.

 

Cada paso de estas tortuosas olas

golpean mi espalda triturada,

y mis pensamientos        

despiertan

con el golpe de la marea.

 

El horizonte que lejano estaba

ahora toca mi frente

como lamiendo su escalofrío,

señalando la estatura de mi puerto

y marcando el final de mi tormento.

 

Amanecía,

yo era entonces la última víctima

del naufragio.

El viaje terminó.

LLUVIA

 

Amor

está lloviendo.

Estoy salpicado de tus besos

y lamiendo tu caricia.

Deja que la lluvia nos traspase

hasta el último tuétano del cuerpo.

Amor,

cada instante

de esta vorágine invernal

calienta el ansia de mi arteria, 

quiero sucumbir

entre tu beso húmedo,

o en la brizna total

de tu empapado abrazo.

 

Amor,

está lloviendo,

las gotas nacidas esta noche

están pariendo los océanos.

Nuestras bocas tienen sed.

Volvamos a las cosas nuestras,

aneguemos nuestro cuerpo de esa furia,

de esta pasión que nos arropa…

Estamos solos…

Seamos cataratas desbordadas…

VORÁGINE

 

El amor
socava la carne de mi cuerpo.
Siento que las noches mudas
se mecen en esta necesidad
de querer deshacerme entre tu boca.
Grita el instinto revoltoso
que busca la sima del encuentro,
más allá de las sábanas amorfas
y las almohadas locas
de este circo llamado sexo.

En el largo y ancho
de este amor sin sosiego,
una guerra se desata
mientras la paz de mi cuerpo
cae rendida.

Ya no soy yo.
Ahora soy saliva de tu palabra,
alimento de tu pasión izquierda,
el ego de tu piel difuminada.
Soy vorágine en tu despertar.

REQUIESCAT

A mi madre

Ana María Chacón Roldán

 

Entre los fantasmas anónimos

de mi pensamiento,

busco el amor que nació conmigo

cuando las aves descendían

de su canto olvidado.

Hurgo el silencio, 

hablo con el espejo

tratando de descifrar mi enojo

y no comprendo sus palabras.

 

Y en las horas,

como si fuera posible

remover el tiempo,

busco los rieles 

de mi existencia,

la piel de cada mañana

y el tatuaje de mis ojos.

 

Te busco a ti, madre,

mujer vestida ahora con el aroma de Dios

que escucha

la música de las plumas del alba.    

 

El tiempo pasa, 

las cascadas celestiales           

me distancian de tu cariño,

de tu mirada, de tu abrazo.

 

En esta soledad, amada madre,

estoy inquieto, busco el cielo,

tu beso, tu despedida, tu adiós.

 

En esta soledad,

duermo tu abrazo.

BIOGRAFÍA

Carlos Enrique Rivera Chacón, poeta costarricense nacido el 12 de abril de 1942. Aparte de su

trayectoria literaria, también se desarrolló como profesor de Ciencias Generales y Biología.

Cofundador del Círculo de Poetas de Turrialba con Jorge Debravo, Laureano Albán y Marco Aguilar.

Miembro del Grupo Literario Poiesis. Miembro del grupo Turrialba literaria. Miembro del Colectivo Letras

sin Fronteras. Autor de trece libros, ocho de ellos han sido publicados por prestigiosas Editoriales, los otros

cinco son inéditos. Además ha sido antologado en el Salvador, Guatemala y Cuba.

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
2 Comments
Más antiguo
Más nuevo Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Maria Perez Yglesias
Maria Perez Yglesias
7 días hace

Bravo Carlos! El fantasma materno es mi preferido!

Grace Rivera
Grace Rivera
7 días hace

Exelente…estoy orgullosa de este gran poeta y progenitor mio.
Te amo papi y me encantan tu poesía.

Casa Bukowski