CARMEN VÁSCONES – F(H)ILOS DE AGUA, (CCE) 2019

¡Compartir!

Fuente rota el tiempo

Anhelo no es nada bello

Frío da contra sol

Córnea se quema como papel bajo piedra

Ante repelente resplandor del recuerdo

Resto carbonizado del espejo campante

A menos que lo estrelle contra piso

Para no decir contra quién

 

Madres de este par de personajes: Edipo y narciso

Anidan con hierro caliente huella maldita

Complicada evidencia del estigma confabula

Y no sólo eso…

Dos niños nacieron de tal ultraje

No sabían de la marca hasta que…

¿Profecía quién cumple?

¿Oráculo señala cuerpo?

¿Miedo a ser destruido por hijo?

Desprecio a que te quiten del puesto

¿Qué crees te corresponde?

Tambalea tu yo en oráculo…

¿Te señalan poco hombre o poca mujer?

No hay puesto posible para vástago turbado

Ahí donde dos contrarios hacen de su “poderío”

Coraza y argolla al maridaje de ola con enigma

Cuestionamiento se destapa de una en una al fin.

¿Entonces qué temían progenitores

De Edipo de Coloma?

¿Y qué pasó con el otro?

¿A cambio de qué tal comparación?

Algo ata a dos prófugos del deseo

Más allá de la mirada se rebelaron

A no ser presa del cuento o del relato

Pluma de ave sobre papiro

Descuartizado pudor

 

(Aguijonear del uno que se desconoce en una…)

 

¡Ah! tal otro en ambos -Par de miradas perdidas-

Hasta hundirse en soledad desabrida

Pregunta del alarido petrificado en cada cuerpo

Choca lo fugaz en tiniebla de criatura nómada

Agua inclemente con náufrago cuerpo

Furia no sabe a quién tachar a quién perseguir

A quién castigar a quién atosigar a quién señalar

a quién fondear con rebuscado silencio

Hasta que se vaya a pique

 

Yo sin palabra va cargado de impulso

Se echa como granada sobre lo que encuentra.

Antígona rehúsa dejar insepulto cadáver

Desierta y sospechosa por desobediente

Hay que frenarla a raya corean

No se detiene en su “aventura insensata”

Va decidida y sin secreto a vista del centinela

A enterrar al hijo de Yocasta “la hija del indomable Edipo”

Rebasa como alud o tornado al hierro del miedo

Parece plaga de un saber descubierto por palabra insepulta

Rompe grilletes de sumisión y agita refutar

(No soy la peste)

 

Yugo del verbo tirano da orden a despedazar a zozobrar a…

 

(La muerte no ordena ni manda a la vida como esclava)

 

-¿Qué esperas para coger pala?-

Suplicio inaudito la terquedad

Ese cuerpo no merece sepultura -¿Quién lo dice?-

Cuervos deben devorar al que persiguen

 

(Edipo sin ningún puesto anda como mendigo en exilio)

Muerte no basta para ley no exenta de yerro y sin morada

En eso de acumular y desaparecer alegría

 

Atrévete a pronunciar lo indecible y a escuchar tu voz

Desafiante mujer deja atónito al que preside puesto de amo

Hija del incesto desobedece al sepultar lazo filial

Nada cobarde la nacida de sangre no desmiente origen

Ritual de ceniza tierra de surcos de tajos y de imprudencia

Carga con peso hasta ponerlo en su lugar

Ley: azote- trallazo –hachazo- edicto (prohibición):

Disposición de una resolución de competencia sospechosa

Utilitaria o de control del enfrentamiento

Contienda: lucha por desobedecer acatar o arriesgar

“Cualquiera que infrinja su orden, morirá lapidado por el pueblo”

 

Fue desterrada a morada de Aqueronte por levantar túmulo

Afrontó nada cobarde

De por medio lo único digno: su nombre

– No renuncia-digan lo que digan no es su asunto

Lleva por dentro y por fuera lo incalmable y sin escondite

Derrota oráculo y a ley con levantamiento de cadáver

Con trenza de horca cuelga ultraje

Letra corrupta casi incorregible atosiga como peste

Quién intimida quién amenaza quién acusa quién confiesa

 

En caverna de una roca mancha de eros

Y lecho nupcial de cada uno

Algún día cualquiera

 

¿Y con cuerpo de narciso que pasó?

Peces y tiburones se dieron gusto con esa carne

 

Agua dulce desemboca en mar y arrastra con ella todo enredo.

Pena se reencarna en flor

Lejos de toda agua para no olvidar crueldad en cada habitante

Sobre todo eso de querer ser múltiplo de uno en cada espacio

Nadie se baña dos veces en muerte escondida

Verbo huele a óbito y aliento

Deseo carnal: eros fornica con nada

Anda a ver cómo aprovechas tu momento

Antes de que sea demasiado tarde

Y otro elija lo que quiere para ti…

A pretexto de arranque aguijoneándote

Con eso de fascinarte con eclipse

De ser o no ser: ¿Edipo o Narciso?

(Hamlet es duelo acorralado y retraso del odio)

Cuídate del impulso –Anda a domeñarlo-

Te atrapa insignia del crimen -Te endosa faltante-

Fantasma forajido y culpa de boca rea

Libertad proscripta a pagar condena de sombra

Cohecho -Infligir- ¿Saltar regla del cuerpo?

(¿Cómo dejar de infringir? –No te hagas-)

Ponzoña del criado y la criada…

Deuda con muerte es corrupción y guerra del yo carnicero

Devora duda: tal traición a uno o leal al adoptarte en ti?

(Creerte libre pretenciosa -Recuerda: Nunca-)

 

Vida: vicio irresistible

¿Quién tensa?

Pateas al otro o revientas contra rocas

 

Tarde te das cuentas

Lanzaste tu yo…

Edipo y Narciso no conocieron celo

Su mirada: sombra “inmaculada” de torpeza o ceguera

Tropezó con enigma del universo:

Color del dolor del agua deforma

 

Edipo asesino

Narciso suicida

 

Oráculo turbio sentencia al útero

Psique se empaña de eslabones y ecos de soledad

Furia. Miedo. Rubor

De saberme dentro de otra memoria a su manera

 

No hay reposo para caos del cuerpo

“Ningún hombre tiene el poder de contaminar a los dioses”

Disonancia del reflejo en relato

Devuelve escena al origen de alegoría:

Sombra en caverna sin Platón no vuelve a dar a luz

Una vez salida cabeza de cueva

A sellar punto ciego del ombligo

Gira sombra persiguiéndose sin contemplación

Desempáñate (Rodeo roto sin ruta)

-Admite- (No es mi conflicto unirme con origen)

 

No quiero juntarme con fuente de la imagen.

Ella no soy

Nunca coincidimos -Mejor así-

Línea me separa de inmunda nada -(Me ocupo de mí)-

 

Contrapuesto vestigio menguar de silueta

Menguante composición estación femenina

Vida enmienda soledad del parto dentro de una

Afuera me doy en partes

De parte de quién estoy conmigo por supuesto

No apuesto puesto -Intervalos de repetición-

Remate de memoria sin semejante

 

Arco iris manoseado…

Garabato protesta ante corrección apurada

 

Borrador de lápiz cae en hoja

Noche: pizarra para tiza blanca…

Sombra no pelea con luz

 

Misericordia aclara aparición y desaparición

Despeja cada día

 

Huérfana del espejo abrazo mi sombra

 

Reduzco reflejo a punto aparte.

Olor dolor color de flor de vida ida ahí

Y ese deseo impidiendo morir

 

Zurzo falta:

Resulta una huella

 

Ausencia de zurcidora

En mi cuerpo borra tiempo…

 

Poco a poco voy apareciendo.

Uniforme de soldado teñido de esperanza ocre

Esconde ese verde selva confusa

Hunde calavera bajo casco

Otra mirada refleja sus ojos

(No me hagas daño suplica)

 

-No todo es así-

 

De vez en cuando el amor prenda algún día

 

Desnuda de toda manía

Saca de juicio al contrincante

 

Lo lleva a desarmar minas del cuerpo…

 

Carmen vascones Carmen vascones
BIOGRAFÍA

Samborondón, 1958, provincia del Guayas- Ecuador, de profesión Licenciada en Psicología y Psicóloga Clínica, ha trabajado con Instituciones de atención al niño, la familia y a la comunidad tanto en Investigaciones, Asesorías, Coordinaciones y Dirección de proyectos de atención al niño, familia, comunidad en asuntos de maltrato, violencia intrafamiliar, abuso sexual, deberes y derechos, formación cívica y democrática, y círculos de recreación y aprendizaje en el marco de lo que se considera “zonas de quintil 1 de pobreza”.

Ha laborado en colegios y Universidades. Ha dado talleres de creación literaria. Publicaciones: LA MUERTE UN ENSAYO DE AMORES, Casa de la Cultura del Guayas, Guayaquil, 1991; CON/FABULACIONES, editorial el Conejo, Quito, 1992; MEMORIAL AUN ACANTILADO, editorial El Conejo, Quito, 1994; AGUAJE, editorial Libresa, Quito, 1999. Oasis de voces; Soledad Pagana, 2017; Ultraje/Outrage, 2018; F(h)ilos de agua. 2019. Tiene listo para ser publicados, Polimorfo yo, Carmen o hija de la ficción, Psique y Eros (que contiene 3 libros, dos realizados en 2020) Su obra gran parte, ha sido traducida al inglés por Alexis Levitin. Aparece en antologías nacionales y extranjeras.

 

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
1 Comment
Más antiguo
Más nuevo Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
María del Carmen Ordoñez
María del Carmen Ordoñez
4 meses hace

Qué intensa tu poesía Carmen! Son pinceladas muy claras de lo que brilla en tu interior. Felicitaciones!

Casa Bukowski