ETHEL BARJA CUYUTUPA – Divagaciones sobre la Energía Verbo-atómica y el Verso Anfibio

¡Compartir!

la ronda fantasma

ayer escarbé con paciencia
no quiero encontrarte
en el cascajo
tu risa en el aire
con todos tus huesos
intocados

cayeron
luego de ti
otras
como esos pájaros
que caen en el invierno
con los picos rotos
y ya no alcanzan
las hojas frescas
de su trino

carne sin nombre
se consume
sus venas se vacían
y el juego sigue

se diluye el ánfora y gotea
el ojo cálido del cielo

¿hacia dónde señala
la historia vertical
del árbol
donde te ataron?

¿hacia dónde apunta
la metódica rigidez
de lo inerte?

¿quién me dirá
lo que indica
el oasis
de tu cuerpo?

háblame
ven
como antes
a despejar la noche
como quien despeja
el aire para mi vuelo

Divagaciones sobre la Energía Verbo-atómica y el Verso Anfibio

grazna la hora
¡ay! el abismo
lo pelaron lentamente
le fueron deshaciendo
su tibio aposento
y quedó sonoro, frío
a la espera de la muda
mudar letra
es la conmoción del sintagma
la euforia de un animal
aprisionado en el paladar
un masivo desprendimiento de energía
el pestañeo del cuerpo ráfaga

Caminantes 

Costilla rota del tiempo geológico,

quiero ver otra vez los volcanes.

Hueso quebrado de la duración,

el polen enfermo no sabe a dónde ir.

Cruzamos cuando las venas

de la montaña acontecían nítidas,

cuando cruzar era un verbo inocente

de vientre rosado

y no éramos esos soles

colgados en la hoguera

sudando el silencio

que otro enhebra

para coser su tambor.

«Neutra el alma» Murmura Sor Juana mientras brilla lo posible en el diafragma

despierta

y hasta qué punto

se descansa la vista

en lo opaco

mientras el álgido

idea arterial en concierto

desplúmase y arde

en los manglares

de mi extensa

cuando rumor cuadrante

centella en remolino

pliegue de la marea

solar en las garras inflexivas

del tiempo libre de mi adverba

pro-videns

esta oblación anticipada

de mí en la niebla

el minúsculo movimiento

en la profundidad de una calle

un hilo tibio

trémula alegría

del mero deseo de aparecer

acaso atajo

por la comisura…

en la pieza a medio…

por la algarabía de…

rerum novarum cupidi

sed de novedades

en mi vaso a penas

¿qué es eso rojo?

negación del todo tacto pleno

corte

e inicio de otra corriente

y hay quien se espera

como al fin de su viaje

en un pórtico de casa en pausa

entre el hiato y el nombre

bajo la lluvia

acaso atajo

por la comisura…

en la pieza a medio hacer…

por la algarabía de…

y ya con…

primo laberinto…

U-bahn

Como siempre y contra todo pronóstico, estaré en el ascensor en el momento preciso, ordenaré los documentos, y entregaré satisfactoriamente el hormigueo de las estadísticas. Mientras camino, advierto una abundancia que no preciso, crece y le temo. Veo que es fuerte, lo peino y lo guío a su trapecio. Salvará por mí el abismo que atravieso diariamente de la cama a la cocina. Gozo sin culpa de mi libertad de parpadear entre estaciones, me miro en el reflejo de la ventana y sostengo mi portafolio con firmeza. Tengo todo calculado. Se abren las puertas súbitamente y el olor a pan fresco se tropieza con las orquídeas. Busco el andén y repaso los promedios mentalmente, la lengua del consumidor y la parábola de sus sueños. El eco de mis pasos suena como si en algún lugar yo pudiera ser un cronómetro que conspira con el presente. Otra vez se asoma en mi piel, reconozco sus nudos de luz, su voz entrecortada, toso y disimulo. Tiene el rostro del dígito que mi informe omite y el pulso del error potencial en el método. Me cuesta acomodarme en el asiento, lo cubro con ambas manos. No quiero que nadie pregunte nada, es tarde y me esperan. Por fi n llego a la estación, intento arreglarme el abrigo, pero es imposible, está empapado. Soy un ojo de agua y círculos concéntricos crecen en mi pecho. Ahí está nuevamente, sus escamas son los racimos de una duda que me cerca la frente. Llevo un arma bajo la lengua, una glándula en forma de U, que es una viajera curvada y ululante, que paladea el aire y lo exhala, U centrífuga. Los signos huyen de su curva.

wandeo[1]

                   Another moment I would have

                   to come up with a name, a word

                   another world

                                                     Wong May

 

 

se han dispuesto los pies contradictorios

a marchar furiosos

entre las luces chispeantes

en la atmósfera enarcada

vestidos de ceniza

vienen a rasgar el arriba y el abajo

guía para el abatido obturador

asir completamente     la grieta

ir tras los cinceles

y abrir los nombres en las frentes

parpadeos indefinidos

sin postales de cartón

arquitecturas interiores

incendian todo mutismo

en la vigilia de arterias enmarañadas

Times Square ¿es un cuadrado de tiempo?

o un escudero taimado con el puñal encendido

packing time squarely

neat and cruel in the eye?

-the lost I in a tic-tac quarrel-

pies contradictorios riegan diurnos

sobre el asfalto caliente

la yema del violáceo

error

la distorsión del territorio

hendidura en la visión

condición de la mirada

nítida entre un bocado y otro

tú y yo en la fuente de un Narciso de neón

en los lados     opuestos     de la superficie

inútilmente pulida cada noche

florece la trenza brillante

la bujía en la lengua que despierta

la estampida de bisontes

be-something?

in multiple directions another and the same

squared         time

two     times time?

maybe four before,

an       era     now

que no es ira, sino era

paso del hoy al ayer en el paladar

el era de ahora que gira

here and there in the leap

two times time

time’s insomnia

 

vestigios rehechos en las pupilas

la ceguera que otea

en cada vuelta de madeja

abre sus brazos

a los pasos que no cesan…

 

[1] wandering+paseo: wandeo, también puede ser un verbo ya conjugado: “yo wandeo”.

BIOGRAFÍA

Ethel Barja Cuyutupa (Perú, 1988)

Escritora, traductora y docente. Su escritura ha sido incluida en Voces al norte de la cordillera: Antología de voces andinas en los Estados Unidos (2016) y en las revistas Lucerna, Los Bárbaros, Hostos Review, Lateinamerika Nachrichten, alba.lateinamerika lesen, entre otras. Recibió el Premio Cartografía Poética 2019 (Perú). Ha sido finalista del Premio de Poesía Juana Goergen 2020 (EEUU.), Premio Literatura Revuelta en escritura LGTB 2019 (EEUU.) y en Premio Nacional Juvenil de Poesía Javier Heraud (2011), Ha participado de eventos internacionales como XXV Encuentro Internacional de Escritores (México, 2020), Festival Internacional de Poesía Latinale (Alemania, 2018) y la Feria del Libro Hispana/Latina en Nueva York (2017, 2020). Su poesía ha sido traducida al alemán, francés, portugués e inglés. Estudió Literatura en la Pontificia Universidad Católica del Perú, es maestra en Literatura Hispánica por University of Illinois at Chicago y Brown University. Actualmente, es candidata al doctorado en Estudios Hispánicos en Brown University y dirige Gociterra, portal de crítica, creación y traducción. Más en: https://www.ethelbarja.com/

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski