JORGE WILLIAM TIGRERO – BALADAS TRISTES

¡Compartir!

Del revés

 

Espero el momento adecuado

para estar a la distancia oportuna.

Atento a las señales que dibuja tu rostro

ese brillo que creo ver en tus ojos.

Espero el momento adecuado

para besarte donde termina tu espalda

imagino la última gota de sudor

que se pierde donde yo revivo, en un mar de placer.

Espero el momento adecuado

ese instante justo cuando has llegado

cuando en realidad yo vuelvo a perderme

y me encuentro en un estremecimiento

el manjar sublime de llegar a tu centro.

Adecuado espero el momento

cuando ya sé que pienso sin pensar

porque solo deseo beber tu calidez

mi lengua busca hacerte vibrar.

Al revés y al derecho,

cierro los ojos, nos sometemos

en silencio te escucho

y en la nada eres mi todo.

Adecuado espero el momento

y mi vida se derrite otra vez.

 

 

 

Baladas tristes

 

Laberintos color piel entre baladas tristes

el oasis de abrazos entre ruinas de hielo y sal

la emoción en escombros y los suspiros efervescentes

los anhelos de escuchar melodías eternas

cada luz que se apaga, cada estrella que deja de brillar

la memoria es un lienzo traicionero

procura ver con los ojos del alma, el color del cielo.

 

La imaginación es un pasaporte

nada de mí debe quedar en los sellos rotos

las baladas tristes retumban entre océanos de recuerdos

las personas recuerdan bien los malos momentos

las pesadillas duran más que los sueños

la piel y las heridas son la memoria de los caminos

los miedos de niño, desconfianzas inevitables.

 

El postre se tiñe de rojo en tonos pastel

el miedo al silencio fluye entre las flaquezas del temple

cada ocaso gris sin estrellas en poniente

los saludos de los que esperan tu caída

se convierten en besos de codicia y puñales en la espalda

el sentido común es la peor excusa de la flaqueza.

 

Composición, melancolía y desilusión

eres mi fiel pasajera para mis viajes de ida y vuelta

la tristeza jamás es la misma, eres a prueba de fuego

impermeable e incandescente, fluorescente y reusable

el saludo en las madrugadas y las despedidas en silencio.

 

Baladas con estribillos de lágrimas

canciones de coros en penumbra, presagios de tormenta

vida y muerte, caras de la misma moneda

amor y odio, sin sal, con azúcar, frío y calor

los sueños vuelan libres y los cometas colisionan

entono esta balada triste de vida y muerte

mientras empieza un nuevo día y la ruleta no para de girar.

 

 

 

La fuente

 

Desperté cobijado por tu recuerdo

en mi mente resonaba tu voz

como un cálido paisaje

como una brisa que refresca

suspiro y deseo surcar tus mares nuevamente.

 

Imaginé estar en un castillo

entre los árboles más frondosos

ríos cristalinos y nubes de ensueño

donde el alma pertenece

donde encuentro significado a la palabra hogar.

 

El destello de tu estrella entre la oscuridad de la vida

es la incandescencia de mi alma

el calor de toda hoguera

la fuente donde brota el agua que calma mi sed

el final del arcoíris en el fondo de tus ojos.

 

El camino directo a la fuente de vida

el tren de la imaginación donde los deseos se vuelven realidad

donde yace la fuerza para los momentos grises

la magia de tus abrazos y el aroma a cerezos de la última vez que te vi.

 

Las marcas y las grietas del alma

pueden desaparecer con el poder de un abrazo

un gesto sincero, alegría de primavera

la paz del mar en calma ante las turbulencias de la vida

creer en los caminos que se dibujan cada día.

 

El amor de mamá, el abrazo de mi abuelita

papá surcando caminos, corriendo feliz

la sonrisa de mis hermanos

la calidez de quienes se mantienen en tu vida por amor

maravillarse por las obras de almas creativas que iluminan con sus dones.

 

Es preciso volver a la fuente

es tiempo de levantarse y volver a empezar.

 

 

 

 

BIOGRAFÍA

Jorge William Tigrero Vaca (Guayaquil, 1986) A los 8 años realizó sus primeros escritos, en forma de cómic, las aventuras de un grupo de héroes que debían salvar al mundo. A los 12, bajo una lluvia de agosto, escribió su primer poema y desde esa ya lejana noche, no ha dejado de crear. Mezclando realidad y ficción; sus creaciones abren la puerta a mundos de sensaciones, sueños, luz y oscuridad.

 

Es periodista, docente y tutor de trabajos de titulación a nivel universitario. Forma parte de la Comunidad de Educadores para la Cultura Científica de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación la Ciencia y la Cultura (IBERCIENCIA-OEI), es miembro de la Red Mundial de Escritores en Español (REMES), fue director de la revista estudiantil “Entre Tintas” y colaboró en importantes proyectos de desarrollo ambiental y comunitario como el “Proyecto Guayaquil Ecológico”.

 

Ha publicado dos libros:

Instantes (México, 2017)

Claroscuro (2018)

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski