Leonardo Porras Cabrera – IDA A LA MONTAÑA

¡Compartir!

MUJER

 

Son nueve las lunas llenas

para germinar la semilla.

 

Semilla de pelo negro en la espalda

y sonrisa al sol.

 

Semilla que fluye en el río

y en la voz de la piedra de abuela.

 

Mujeres que adoban las recetas,

que limpian y tallan los jícaros

como quien hila algodón.

 

Conocen la luna de la siembra,

la medicina para bañar a los niños.

 

Cuidan nuestro ombligo

como un arrullo de hamacas.

 

Son las mujeres Brorán,

las encargadas de guiar al viento

y domar al jaguar que brilla en nuestros días.

 

Nos enseñan el nacimiento del maíz

y a envolver nuestros nombres

en hojas de bijao.

 

En ellas somos la siembra y los frijoles,

el cacao y la alegría,

nuestra esencia Brorán.

 

Sus manos sostienen

el secreto del arrullo;

su canción de cuna es la tierra y el agua.

IDA A LA MONTAÑA

 

Las mujeres salen a pescar.

 

Llevan sus jabas en la espalda

y el bacsha en la mirada.

 

Salen un día de verano

con las manos llenas de palabras

para sus hijos y el viento.

 

Caminan por la laguna,

por la montaña, entre bejucos,

como quien busca más de nuestro idioma.

 

De un árbol cae una palabra

que oscurece el cielo.

 

Debajo de una hoja seca

hay una abuela contando historias.

 

Tocan en el musgo los nombres del pueblo.

 

Los niños corren libres y el bosque los cuida.

 

Con el bacsha

las mujeres amarran las palabras

que ya no habitan en sus casas.

 

Un niño levanta la hoja seca

y aprende la historia de aayan.

 

Con sus pies de puntillas

una niña mira al cielo y pronuncia

¡T’a huo prue!

y comienza a llover.

 

Los niños se abrazan y entienden el mensaje.

 

Las jabas llenas de musgo llegan a casa

y hay una sensación

de haber pescado

con sus vidas

el alma de la montaña.

MUJERES DE LUCHA

 

Los relatos iluminan la noche.

 

Su fuego cubre

y nos hace hablar un lenguaje

que sabe a tierra.

 

Las leyendas no se fueron

con la muerte del guerrero Lokës.

 

Cada madre cuenta la historia

que nos lleva en una balsa

sobre el río Tjërdi;

nos conduce a danzar

el baile del tigre,

del mono,

del camarón,

de la serpiente.

 

Las mujeres

no solo aprendieron a nadar en el río

y tejer el hilo del algodón,

también asimilaron la lucha sin armas,

a cuidar los hijos en la montaña

y cuidar en el centro del fuego

el caudal de cada historia.

 

Su memoria está en el hígado.

 

Son la medicina de nuestro pueblo:

su sabiduría,

sus cantos,

el alma de los relatos

y

sus luchas.

FUEGO DE UN ÁRBOL MEDICINA

 

La lluvia cuenta la historia

de una mujer que sembró

dos semillas a la orilla de su casa.

 

Semillas que se hicieron niñas

mitad serpiente,

mitad personas.

 

El cuarto estaba oscuro,

de pronto una luz roja

llenó el espacio con olor a medicina.

 

El humo se extendía en mis ojos

sin sostener el fuego

que curaba mi espíritu.

 

La lluvia se detuvo

y se hizo de noche.

 

Sus manos llegaron a las mías.

 

No pude ver su rostro

pero el aroma

de aquellas cáscaras de caraña

traía el espíritu del mar en mi madre.

USHI

 

El canto del ushi en la montaña

nos recuerda las noches,

el miedo de los niños al dormir.

la batea llena de arroz en la oscuridad,

la sonrisa de las mujeres,

el pilón danzante

con sus brazos alrededor del churuco.

 

A los abuelos frente al guacal de la chicha fresca

con ese aroma a final de invierno.

 

El canto de la montaña es imitado

por la madre que duerme

a su niña en sus brazos.

 

El olor a cacao caliente

acompaña la historia de cada día.

 

El ushi corre en las montañas

y los niños se toman las manos al cruzar el río.

 

El día muere con la luna y nace con el sol.

 

Pero la historia del ushi seguirá viva

en la voz de hamaca

que habita en nuestras madres.

BIOGRAFÍA

Leonardo Porras Cabrera, Brorán, costarricense, 27 años, profesor de cultura Brorán (Térraba) en la comunidad de Bijagual.

Autor del libro: Dbon shricshirc orcuo böǹ (Huella de jaguar) Editorial Amargord ediciones.

Ganador del primer lugar en el “Certamen Brunca” realizado por la Universidad Nacional de Costa Rica, en la modalidad de poesía regional.

Sus textos también aparecen publicados en: Nueva poesía costarricense, antología de poesía joven, realizada por parte del Ministerio de cultura y juventud de Costa Rica.

Coautor de los libros Pac cró shco (Diccionario pictográfico y enciclopedia de la agricultura tradicional Brorán), Drí (Diccionario-Recetario pictográfico de la alimentación tradicional Brorán Qu´ercuó) (Reseña del patrimonio cultural del pueblo Brorán/ Terbi del territorio indígena Térraba), todos editados por la Universidad de Costa Rica (UCR)

Participante del taller de narrativa y poesía, dirigido a Jóvenes indígenas, llevado a cabo en la finca Kan Tan (Boruca, Buenos Aires, Puntarenas, Costa Rica).

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski