LUCAS CHÁVEZ – LOS OJOS DE LA TIERRA

¡Compartir!

Irremediable

 

Después de vientos de triste amor,

alcancé a duras penas

un inesperado segundo aire.

A quien quisiera podría ofrecerle

mis ojos inyectados en sangre

acompañado de la bondad

que decidí pintarles para siempre,

junto con las risas que se me salen

por cualquier cosa.

Y, aunque dijera que no daría

más poemas, mis versos

me acusarían de mentiroso.

Los ojos de la tierra

 

En medio de la bruma

me reflejo en el espejo de la luna.

Contemplo la vida

que pasa suavemente

y me canta una canción de cuna.

Me duermo eternamente

y la poesía me besa la frente;

aletargado y a veces consciente,

mis ojos de tierra

dejaron de ver un mejor presente.

Tengo un cráneo de yeso:

para mi ceso

un recipiente.

Mi piel labrada

espera dar frutos

y se resiente.

Con pesticidas y químicos

me haré cagar la mente;

ya con noventa años me doy cuenta

que sólo tengo veinte.

Para cruzar el mar me construiré un puente,

voy a talar todos los árboles del mundo

aunque haga mierda el ambiente.

 

Quizás algún día escriba un buen cuento.

Lo llamaré “El planeta de los giles”.

¡Qué buena idea! ¡Qué chistoso!,

en mi cuento siempre veneran al más tonto.

Todos curados de espanto

y de espanto curados.

Mi cuento tendrá muchos párrafos copiados,

por cada punto o coma

habrá personajes asesinados.

Muchos bailes y canciones

para crear ilusiones.

De tanta sangre, el mar y el cielo están rojos,

se destruye el planeta tierra…

y de tierra son mis ojos.

Qué bueno que ya no es así

 

Recuérdame aquellos días

que solían sentirse tan cálidos

envueltos en muchas cobijas

de labradas y extrapoladas mentiras

que diligentemente todos esos días

me pintaban cuadros preciosos

en los lloriqueos de mi rostro.

 

Si me recuerdas no olvidaré

que ya hice cagar el paradigma de mi realidad

y me puse a darle duro contra el frío

carbonizando la leña de lo que alguna vez

pude haber sido

entre tus brazos.

 

A pesar de eso todavía puedo escuchar

la conspiración de mis palabras junto a tus mentiras

que a palos me dejaban llorando,

así como cuando niño después del terrible porrazo,

y si soy sincero,

aunque sea solo un recuerdo,

todavía puedo sentir el frío de mi soledad,

la dureza del dolor,

la sal de mis lágrimas,

la inescrupulosa certeza de no merecer ser amado.

Ahí nos vemos

 

Te escribo un poema

si es que tú le pones nombre.

No me digas nada si tu respuesta es sí,

tengo algo para decirte

el día que nos encontremos

por ahí.

Por aquí aprendí a que los días

también me pueden querer,

antes entre la soledad y una autoestima mancillada,

el ocio y la tristeza unían fuerzas

para darme mierda de comer.

La soledad ahora me parece tan dulce,

con tranquilidad la disfruto,

le digo todos los días que la amo

y espero poder amarme tanto como a ella.

Ahora me río como un tonto,

me siento como un amanecer,

a los monólogos en mi cabeza

les dió por hacerme sonreír

y pareciera que, si quisiera, podría.

Te escribo un poema

si es que me prometes ser

como la soledad.

No me digas nada si tu respuesta es sí,

te lo diré todo, ya sabes,

por ahí.

Respirando los días

 

A veces, cuando estoy por perder la calma,

pienso en respirar.

A veces, cuando estoy triste, también.

Respirar hasta que todo pase.

Miro al cielo mientras echo humo

y me perdono una y otra vez,

aunque en fin de cuentas

no puedo hacerlo del todo.

Me veo pequeño y débil,

lejos de caer en una mirada.

Recuerdo tantas cosas que quisiera olvidar.

Olvido tantas coas que quisiera recordar.

Me siento tranquilo a pesar de todo.

A pesar de todo.

Me gustan las mañanas y las tardes

y siento cómo se avecinan las noches de verano.

El viento lleva mi cuerpo liviano consigo

hasta perderse en el horizonte.

No quiero volver a sentir pena y angustia

y me visto con las sonrisas que me van quedando.

Mis dientes cada día más manchados.

Mis pulmones cada día más cansados.

Mis ojos cada día más tristes.

Mi sonrisa cada día más sincera que nunca.

BIOGRAFÍA

Lucas Francisco Chávez Riquelme nació el 27 de febrero de 1998 en Chillán, criado en la comuna de  Laja, Región del Biobío, Chile. Actualmente se encuentra finalizando sus estudios de Traducción en idiomas extranjeros en la Universidad de Concepción, sede Concepción.

Con 18 años formó parte de una antología publicada el 2016, titulada  Escritores de Laja (Ed. Bukowski) donde se encuentran 5 de sus escritos.

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski