MARÍA MARÍN – DE ENTENDIDOS Y ESAS COSAS

¡Compartir!

LA CONSULTA

 

There’s a place for us,

you know the movie song.

 (Dire Straits, Romeo and Juliet)

 

 

Los caníbales siempre se me cuelan

en la consulta del psiquiatra.

Los veo ir y venir

nerviosos,

mirando al techo,

con la boca abierta y la lengua fuera

goteándoles la sangre.

Siempre tienen una excusa

para disculparse:

«es una urgencia,

le prometo que no tardaré

más de la cuenta,

es de extrema necesidad,

no se preocupe, el psiquiatra estará

entero cuando a usted le toque,

¿sería tan amable

de prestarme un pañuelo?».

Los caníbales siempre se me cuelan

en la consulta del psiquiatra.

Y son tan educados que cualquiera

se siente incapaz de negarse.

Y eso se mezcla con algo en sus ojos

que te ruboriza las mejillas,

pues te miran como

un gato a un ovillo de lana,

o como Romeo debía mirar

a Julieta.

 

Los caníbales siempre se me cuelan

en la consulta del psiquiatra.

Yo con gusto los dejo pasar.

Además,

a quién no le gusta

de vez en cuando

sentir que lo desean.

 

LA SEÑORAWOOLF

 

Someday you will find me

caught beneath the landslide

in a champagne supernova in the sky.

 (Champagne Supernova, OASIS)

 

 

Que alguien

—pongamos por caso—

como la señoraWoolf

deje de hablar

de sus ganas

de morirse

no significa

—en absoluto—

nada.

Imaginemos que

—pongamos por caso—

la señoraWoolf

decide salir a dar un paseo

cargada de piedras

en los bolsillos

dirección al puerto.

Igual entonces

—pongamos por caso—

que la señoraWoolf

diga que lo que quiere hacer

con las piedras es lanzarlas

al agua,

tampoco

—en absoluto—

significa nada.

 

Como nada significa

que la señoraWoolf

se llame señoraWoolf.

 

DE ENTENDIDOS Y ESAS COSAS

 

—Sí, pero ¿qué criterios tienes para

distinguir la creación del desperdicio?

Cualquiera puede decir que lo que él

hace es creación y que todo lo demás

son desperdicios. Es una cosa tan

general que no significa nada.

 

(Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques,

  1. Burroughs y J. Kerouac)

 

Lo que resulta cuando viene

un entendido

a explicarte esa cosa

de la que sabe tantísimo

es que si no has leído

oído escuchado hablado de

extasiado con maravillado por

alucinado ante

es que no sabes una mierda

de esa cosa que sabe tantísimo

ni sabes una mierda de nada

de nada DE NADA

PORQUE ES UN EXPERTO

EN LAMATERIA

y si no te gustan los Beatles

es que no entiendes una mierda

de música ni nada que se le parezca

y qué cojones haces que no has leído

a Fulanito que estás echando a perder

tu vida que es una mierda

porque no escuchas Imagine all the people

nada más despertarte

y nada más acostarte

y te la pones como si fuera un mantra

mientras duermes o lo intentas

y PERO QUÉ MIERDA

estás haciendo con tu vida

ANIMAL

que no has oído hablar de Menganito

que claro que no has oído hablar

porque solo lo conocen los expertos

en la materia

que no me gustan los Beatles

le he dicho al experto

ni nunca me gustaron y a punto

ha estado de pegarme el entendido

en cosas de la vida de aquí

de allí del más allá y del mar adentro

y se ha quedado tan ancho si es que

para ser un experto hay que ser así

de gilipollas que me lo dijo

un experto en gilipollismo el otro día

hablando de que los expertos hablan y hablan

y no paraba de hablar el condenado

maldita sea EL MUY EXPERTO

NO PARABA DE HABLAR

y yo ahí intentando recordar

el nombre de las películas que tendría que ver

para dejar de ser ignorante

en este mundo experto de los cojones.

 

BIOGRAFÍA

María Marín (Cieza, 1991), es Graduada en Lengua y Literatura Española por la Universidad de Murcia y correctora profesional de textos por la Universidad Europea de Madrid.

Ha colaborado con la revista La Galla Ciencia. Algunos de sus poemas han sido publicados en el fanzine Carne Para el Perro y en las revistas digitales El Coloquio de los Perros, Hankover/Resaca y Taller Igitur. Además ha participado en los ciclos Poetas en Cercanías (Alicante) y Los Lunes Literarios (Murcia).

 

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski