MELISSA MENDIOLA VÁSQUEZ – TOMÉ CAFÉ EN TUS OJOS

¡Compartir!

Revelación

 

En el baño descubrí

un camino de elefantes.

 

Negras las patas

colgaban un sin fin de luces.

 

Las miraba andar,

el susurro en el oído

no me dejaba concentrar.

 

Se hablaban unos a otros,

no podía respirar.

 

Andan elefantes en el baño,

no puedo contener la risa,

huelo mi cabello

se detienen un momento.

 

Caminen, sigan

por favor,

sólo estoy aquí de paso,

les digo.

 

Subo la escalera,

tomo de mi agua,

abro el grifo,

tomo la toalla

despierto en la ducha,

donde camina el agua desde

la tubería hasta el centro del pecho.

que anidan memorias.

Mis partes y mi todo

 

De las manos

me nacen luces

por herencia.

 

Congénitas como mis ojos,

mi boca,

mis pies.

 

El humor es mío,

amargo…

También la dulzura de mi voz,

que alimentan monstruos

que habitan en mí.

 

Muy adentro están,

las luces no se cansan de alumbrar.

Las veo en mis dedos,

rezamos para ocultarlas

y no se fueron.

 

Mis nalgas,

es una herencia familiar,

bailan el danzón

de las raíces femeninas.

 

En mis piernas,

también hay luces.

Me iluminan el camino

y a veces pienso,

en la dicha de mis monstruos.

 

La oscuridad,

profunda que soy

alimentan mis luces externas.

 

No es malo

la oscuridad,

como tampoco lo es

la luminosidad.

Tampoco son los monstruos

ni la dulzura de lo que soy.

 

Mis partes y mi todo,

mis luces y mis monstruos

son los extremos,

que me recuerdan

que estar cerca de ellos

me pueden matar.

Adentro

 

Escucho

desiertos,

afuera un destino

que no veo adentro.

Los pasos que he dado,

frutos del mango seco,

hija del dolor

y desvelo.

 

Veo gente

trabajando silencios,

el hambre mi

aliento.

 

Usuras que alimentan desconciertos,

¿fueron ellos

los causantes de esto?

En balcones,

vitoreando versos.

 

Los otros

andan las calles,

trabajando silencios.

 

El encierro es conocido,

llevo años

descubriendo lo

que llevo dentro.

 

Los nuevos no lo saben.

Piensan que es un

castigo,

profecía

cuenta el cielo.

 

Temer a lo nuevo,

es más viejo

que los sueños.

El camino es

lo que te llevará

adentro.

 

La usura sigue en pie

¿es a causa de ellos?

El encierro no es nuevo,

son muchos sin abrir

una puerta que duele

mucho más que morir.

 

A tientas

 

Hoy desperté con el dolor a cuestas,

preparé un omelette con tus besos,

desayuné un racimo de recuerdos.

 

Dormí mis dolores,

descansé los anhelos,

a tientas busqué mis miedos.

 

Descubrí en el fondo

el reflejo de un camino

que lleva como timón

un silencio.

 

Tomé café en tus ojos,

vacilé al respirar un sueño,

reí con las escaramuzas

escondidas en los versos.

 

Fuiste un respiro,

el llanto nuevo,

la voz vacía,

un espejo viejo

que al romper la sangre

transfigura un vuelo,

el aire denso de un

sin fin de velos.

Sin gramos

 

Me cocí la boca,

apagué los cables,

empuñé mis ideas

y salté.

 

Recorrí colores disueltos,

abrí los abrigos del miedo,

descubrí los ojos

me los comí.

 

Con arañas levanté un muro,

caminé en verdes cantos,

me dispersé de un bostezo.

 

Sé lo que es estar

sin gramos de nostalgias,

vivir sin respirar.

 

Calculé un sin fin de cualidades,

no encontré ninguna.

Me fui corriendo,

me tropecé con la lengua,

oí el respiro de la muerte,

solté la rienda por desespero,

crucé los mundos,

llegué hasta aquí.

 

Camino con los ojos,

empuño la boca con la distancia de mis dientes.

Veo una luz que no me dice nada,

entro al pasillo para no perder el rastro.

 

Empañado está el reflejo,

a ras se dibujan significados,

algunos que entiendo,

otros que me dislocan las piernas.

 

Me gusta caminar envuelta,

descubrir los espacios sin tiempo.

 

Ahora que entré, olvido el silencio

enciendo las manos,

escucho el piso eterno.

BIOGRAFÍA

Melissa Mendiola Vásquez (León, Nicaragua 1988) latinoamericanista, filósofa y poeta. Nacionalizada

costarricense, graduada en Filosofía y egresada de la Maestría en Estudios Latinoamericanos, ambos de la

Universidad Nacional de Costa Rica. Cofundadora de la agrupación literaria “Colectiva Jícaras” agrupación

formada por 8 mujeres poetas, de poesía performativa. Ha participado en la Feria del Libro Costa Rica del

2018 y 2019, así como en el encuentro Latinoamericano “La espera infinita” 2020, así como en la Festival

Internacional de Poesía “Ponte un alma” 2021. Ha sido antologada en poemarios como “Verso Diverso” de

Casa Palabra-Cartón Era (2018), en la antología latinoamericana “La espera infinita” (2020), en la

antología literaria de mujeres “Atemporal” de la Colectiva Jícaras (2020), en la antología iberoamericana

“La casa de los poetas” del Movimiento de Poesía, Arte y Cultura “Gregorio Aguilar Barea” (próximo a

publicar, 2021) y en la antología latinoamericana “Voces en el aire” de la Unión Hispanomundial de

Escritores en Costa Rica y Revista ígitur de México (próximo a publicar, 2021). Sus poemas también, han

sido publicados en la revista académica “Repertorio Americano” de la Universidad Nacional de Costa Rica

(2020).

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski