Mercedes Ciurò – Temporada de mangos en Puerto Escondido

¡Compartir!

Buda en Vaselina

 

Unas palabras ácidas

de las malas noches.

Me tumbo en el costado del ring

respiro

antes del siguiente movimiento

 

pienso;

 

–Nunca lo tomes a personal–

 

A veces las personas están poseídas

 

por el ruido de sus mentes,

 

por las sombras espinosas

 

que nublan sus ojos

 

endureciendo la mirada.

 

No pueden ver

 

el regalo de cumpleaños sobre la cama,

la parte limpia del pañal.

La lengua se les hace bífida,

expulsan un poison amargo.

Puede que ames a esas personas

 

pero recuerda:   nunca lo tomes a personal.

Vomitarán verde flúor,

vestidas de camisón,

su cuerpo convulsionará.

 

Cuando los abraces

te provocarán susurrándote al oído,

 

cositas dolorosas

 

en lenguaje bélico.

 

Respira:

nunca lo tomes personal.

A veces las personas están poseídas,

 

te tendrán en la mira de su arco

 

mientras cruzas del living al baño.

 

Curvea con tu cintura

 

las flechas.

 

O siéntate en mitad de la casa,

 

conviértete en un buda

 

bañado en vaselina

o

 

cierra los ojos

 

busca el cielo.

Punto muerto

 

Los antebrazos se encuentran

en la palanca de cambios

unas pecas coloradas

un tostado costeño

 

se traslada en el aire el cuenta

senti-metros

 

lo enrollamos con la lengua

como

pegando afiches con saliva.

 

si queres nada

si queres todo

 

Entonces punto muerto.

La templanza

 

Braceando por la bahía principal

a velocidad turbo.

Hasta que las palapas

y las gentes se hagan

 

chi

qui

ti

tas.

 

Me cuelgo de una lancha llamada

“La templanza”

bajo lo màs que puedo

grito unas cuantas burbujas

grito

grito

y grito.

Efecto festival de cine

 

Hay una música que me sigue en los pasillos del hotel donde trabajo.

Entro al vestuario prendiendo el cigarrillo del fin de jornada.

Pienso que si abro la puerta del baño, despacio,

aparecería ahí ,sobre un fondo de azulejos rojos

sentado en el inodoro el cadáver de algún compañero.

Sus ojos directos a los míos, mantienen el horror con el que miró a su asesino.

 

Pienso que en una película de festival no se gritaría, ni se harían grandes berrinches.

Cerraría la puerta tan despacio como la abrí.

Ficharía mi salida, saludaría a mis compañeros y volvería a casa.

Un deseo poderoso

 

Antes de cruzar hacia las plantaciones,

le pedí a doña Helena, matrona de la casa,

su bendición.

 

A mitad del patio frente al altar de la Guadalupe,

con dos gallos y un gato de testigo,

recitó palabras con ojos cerrados.

 

Regresé meses después,

entrando por el portón

al verme, la mujer,

alzó los brazos al cielo.

 

 

Mi vecino hindú

reza cinco veces al día

le digo que pida por mí

en sus oraciones.

Por momentos

creo

en los que creen.

 

Les pido prestada su fe.

Imito su seguridad.

Copio la coreografía de sus rezos.

 

Entrego mi mando al plan divino,

me envuelvo en humo de copal,

siembro una intención.

 

Intención que abarque otras tantas.

 

Busco esa palabra

en la práctica:

perfeccionando el movimiento,

simplificando el lenguaje.

 

Esa palabra.

 

Como cuando soplaba las velas

en mi cumpleaños:

 

un deseo con la fuerza de tres.

Temporada de mangos en Puerto Escondido

 

Árboles de estos frutos ovalados maduran en abundancia hasta finales de agosto.

Las variedades se distinguen en sabor, textura y color.

En algunas culturas el mango es símbolo de fertilidad y amor verdadero.

En Oaxaca los mangos son ofrendas que llueven hasta reventarse sobre el asfalto. Mangos aplastados, con carozos secos, cubiertos de moscas, de aroma dulceputrefacto.

 

Recolección:

Para cazar mangos en altura necesitamos de un sistema artesanal

de palo y botella de plástico cortada.

Cualquier momento del día en que un mango entero aparece, nos llamarà

a ser alzado.

Estos frutos climatéricos continúan madurando una vez recolectados.

Los vecinos suelen dejar a los transeúntes mangos en fila sobre sus portones

o ventanas.

 

Las doñitas los venden por diez pesos la bolsa de 6 ú 8 mangos.

Los niños comen pierna abierta sobre la vereda.

 

A veces salimos a recolectar con María.

Pedimos permiso a cada árbol y agradecemos.

 

El otro día por la mañana, colgada de un tronco con mi palo de cazar,

una señora me pidió muy amablemente que bajara.

Me regaló dos bolsas repletas de mangos y me deseó un bonito día“.

El propietario del árbol suele estar acostumbrado a intrusos recolectores,

niños cazadores y aventureros.

 

Advertencias y variedades:

Pajarracos negros pinchan con su picote la piel del mango llenándolos de hoyos

hasta caer.

Hay mangos hongueados por el calor.

Hay mangos que pueden parecer buenos pero están agusanados por dentro.

El mango Hilacha tiene pelillos que deja entre los dientes.

Mango Criollo: ideal para hacer agua.

Mango de Oro: muy firme, consistente, mi favorito.

Mango Piña: de piel verde, extrajugoso.

El verdadero tesoro se llama Ataùlfo Morales Gordillo o mango Ataùlfo.

Es todo lo que querremos encontrar.

Hay mangos rosas con sabor agrio igual de sabrosos.

Los verdes lógicamente hay que dejarlos, generalmente están cerca de las copas.

Los más amarillos son los más codiciados.

 

Procedimiento:

No es fácil pelar la piel del mango. Esta es suave y suele estar muy adherida, de no hacerlo bien, se pierde la capa superior del mango que es, junto con el carozo, una fiesta al paladar.

Se puede cortar a la mitad y luego cortar en cubos, como el aguacate.

 

Los dientes se hunden

en dulcemango

no hay forma fina

de terminar el acto

sin batirse.

 

 

A veces llegando tarde a casa,

saber que un cuerpo redondeado

suave extradulce

te espera,

puede ser reparador.

BIOGRAFÍA

Mercedes Ciurò Nació en Mar del Plata (30 de octubre de 1989) ciudad balnearia de la costa de Buenos Aires, Argentina. Estudió Literatura y Psicología en la Universidad Nacional de mi ciudad. Trabajó como acompañante terapéutica durante varios años de modo particular y en escuelas. Participó en la organización de varios festivales: Feria de editoriales independientes, Festival internacional de Cine de Mar del Plata, Festival de Poesía de Acà. Dirigió el blog efectopororo.blogspot.com desde mi adolescencia. Actualmente está trabajando en su primera publicación “Trabajadora golondrina”. Vive en Oaxaca, Puerto Escondido, donde produce el recital de lecturas del Puerto “Oporto”. Le interesa la Narrativa Latinoamericana. Su poesía registra de modo simple lo cotidiano trascendental.

 

 

 

 

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski