OBED GONZÁLEZ – “LAS VENTANAS SE EMPAÑAN DE SILENCIO”

¡Compartir!

CUANDO DIOS TE NOMBRA

A Yamily Falcón

 

De ti, le converso a Dios cuando me acuesto.

Tu nombre donde el sueño avanza se extiende como mares hasta la brumosa espuma en las orillas de las playas del delirio cuando se lo nombro.

Bajo los párpados y en silencio le exclamo esta agua de ti donde tu mortalidad parece inmortal y perenne. Este combate del cual el amor es el único sobreviviente.

Cuando tu nombre es puesto en mi mutismo es deslumbramiento de palabras, transformador de la quietud, agua que brota de la luz dentro y brilla en el horizonte de otros mundos: huracán de sol, temblor de cantos, ahogos de entrega, lágrimas de auroras, derrumbes de destellos… Sueño cuando Dios te nombra.

EN UNA HONDA MIRADA

 

Las ventanas se empañan de silencios.

En la calle los rostros se han despojado de nariz y boca bajo la oscuridad del sol que los acompaña, mientras el ansia se cuelga en el filo de los cristales.

El aire muerto asola al mundo, dentellea los grises sauces de las avenidas. Mucho dolor se está derramando y torrentes de lágrimas han caído. Desastre y perdida frente a los pálidos contornos del mutismo, gritos abandonados en el instante que culmina un respiro. El corazón está herido y en este encierro, desde las ventanas, bajo los árboles, temblando en mis pupilas, un charco sobre el asfalto refleja al cielo con una mirada honda y repleta de tristeza.

DEMOLICIÓN

 

Resurgen sobre cobrizas caravanas crepusculares tormentos que edifican cementerios bajo la lluvia. Sostenida se encuentra desolada la esperanza en una herida.

En el óxido sonido de biliosas campanas un profético y aterrador movimiento de tierra regresa.

BUEN FIN

 

Por oscuros senderos caminé, sobre estrechas y empedradas calles donde el silencio desparrama su asfixiante presencia como un escamoso y helado viento que hiere los rostros en un apolillado sueño algo cayó y, en el fondo de él, los hombres luchaban atascados en el fango donde —en su sombra hasta perderse en su impresencia— otro sueño se extravió.

LOS ENAMORADOS

 

Los enamorados no ven nada, son ciegos, sólo miran la veloz oscuridad del relámpago y la aletargada melancolía de la distancia atravesando sus pechos para despojarlos de la gracia de la cercanía mutua. Están lejos, un abismo los separa: Se imaginan.

BIOGRAFÍA

Obed González

Presidente interino de la Asociación de Escritores A.C.

Poeta y ensayista, ha publicado en México, Argentina y España. Ha realizado investigaciones de estudios sociales relacionadas con la educación y la salud emocional, asimismo, otras relacionadas con el cine nacional y la literatura mexicana para instituciones nacionales e internacionales. Obtuvo el Premio Accésit en la Categoría de Investigación en Cine en Español en el XVIII Festival de Cine Español de Málaga, 2015 en España y el Segundo lugar en el IV Concurso Internacional de Ensayo Latinoamérica a debate, 2020, en la Universidad Autónoma Latinoamericana de Medellín en Colombia. Ha publicado los siguientes libros: Tiempos enmascarados: El tiempo mexicano de Carlos Fuentes en el cine nacional (1960-1970) en Bitácora de vuelos ediciones en México en 2020 y Desde el polvo del Anáhuac a la tradición del páramo: Las visiones de Alfonso Reyes y Juan Rulfo en el cine mexicano (1930-2009) en el Servicio de Publicaciones y Divulgación Científica de la Universidad de Málaga en España en 2016.

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski