Pedro Deltell Colomer – Camisas de fuerza

¡Compartir!

ay ay ay

 

Oh guerrero jedi

Del ay, ay, ay.

 

Oh tú superguerrero

Del quiero pero…

No puedo.

 

Gran conquistador

De la Santa Sinsabor.

 

Santo de las llagas

Y las excusas vagas.

 

Capitán corsario

De peinado estrafalario.

 

Sálvate, huye,

Destruye!

 

Corre, vuela,

Gasta suela!

 

Que tu abuela,

Seguro,

Te consuela.

 

El Pieza

Todo el mundo

Me llama El Pieza

Soy el alcohólico

De las dos cervezas

El yonki

De las cerezas

El bufón

De la tristeza

El hijo adoptivo

De la pereza

El albañil

De la sutileza

El creyente

Que no reza

El padre

De la mala cabeza

El que aunque quieras

No te deja

El que nunca ceja

El que te tiene

Entre ceja y ceja

Oda a la actriz

Calaveras de tungsteno se abalanzan sobre nosotros,

ellas fijan tus matices,

ellas generan tus sombras,

y mientras yo me aterrorizo por el peso del ahora,

tú vuelas por encima de nuestros gádgets electrónicos

y nuestros sueños más febriles,

para darnos,

ofrecernos,

regalarnos

momentos de verdad al cubo,

de megaverdad,

de mentiras absolutas como puños,

que nos creemos,

que nos enamoran.

Y entonces sé,

que también engañarán a otros,

que caerán fulminados de amor

como nosotros caemos ahora.

Y se disipa el miedo,

y por un segundo:

La felicidad.

La felicidad plena.

La política

Me chifla la política,

discutir de política,

follar de política,

cocinar de política,

matar de política,

morir de amor.

La Revolución

La revolución se gesta en la rutina,

en lo aburrido,

en el día a día:

 

sé justo con tus fantasmas,

no malgastes tu indignación,

trabaja en silencio en algo pequeño,

no desesperes ante el tedio,

recicla tu energía,

canta a la mañana,

mira de frente,

salta la valla,

protege tu universo,

entrégate al amor.

 

Cuando no se sabe qué decir

Cuando no se sabe qué decir,

Te lo tengo dicho,

Mejor será no escribir.

Cuando estoy a punto de saltar,

Me asalta el pensamiento:

“No llego, me voy a matar”

Muchas mañanas al salir

El miedo me atenaza,

Preferiría morir,

Antes de tener que enfrentar

La realidad de cada día…

Correr, esconder,

Tapar, olvidar.

Sobrevivir:

Existir.

Rizo el Rizo

Rizo el rizo cada día

para sacar algo en claro

de este lío.

Nunca pensé que caería

en el más puro desamparo.

Siento frío.

 

Cuando pienso en el pasado,

en los días tan felices

de mi infancia,

me siento ansioso y cansado

de mis miles de matices

de vagancia.

 

¿Por qué no puedo ser como

todos esos transeúntes

embobados?

Quiero vivir como un gnomo,

ordenando unos apuntes

ya olvidados.

 

Cuando fluya sin sentir

y decida sin dudar

ni un instante.

Cuando viva sin vivir,

cuando sea todo amar

sin amante.

 

Será como un revivir.

Tras esta guerra el desarme

esperado.

Entonces podré decir

sin miedo a equivocarme:

he llegado.

 

Camisas de fuerza

Camisas de fuerza

Invisibles

Pasean por la acera,

Con miedo

A que parezca,

A que aparezca

A la vista,

Su interior de cera.

Donde otros

Han borrado

Cada arista,

A fuego,

Para que nada

Crezca,

Y,

La magia,

No exista.

llenándonos de amor y de gozo espacio-temporal

voy a seguir produciendo,

a seguir construyendo castillos de polvo de estrellas en el espacio sideral,

sin tregua,

sin pausa,

sin prisa,

con prisa,

con alguna que otra pausa,

con alguna que otra tregua.

Pero con el ojo puesto en el infinito y eterno sentimiento de amor sin adjetivos y en la

pertenencia sin fronteras.

Hoy sigo aquí,

y como dice el Punset,

nadie ha demostrado que me vaya a ir,

que me vaya a morir,

por lo que seguiré orbitando incansablemente hasta el fin de los días y de las noches,

en vuestras conciencias y vuestros corazones,

llenándonos de amor y de gozo espacio-temporal.

 

 

 

Val del Omar

Desintoxicado ya

De los excesos de la juventud

podré decir

Como Val Del Omar

Que mi único vicio

Es el cinematógrafo

Y soñaré

Como él

Con duendes eléctricos

En mi barriga

Esta vez,

Progreso obliga,

En tres dimensiones

 

Yo también siento el hormigueo

 

(Selección poemas: Marcela Polgar, Argentina)

pedro deltell colomer pedro deltell colomer
BIOGRAFÍA

(España, 1978). Estudió dirección cinematográfica en el CECC de Barcelona. Al llegar a Alemania en 2003 se dedica al documental, a los cortometrajes de animación y a mentorizar proyectos cinematográficos en lugares como Palestina, Bosnia y el este más profundo de Alemania. Con estas películas gana diversos premios en festivales. Paralelamente, durante estos años trabaja primero como camarógrafo y montador y finalmente como animador 2D. En la actualidad trabaja en la televisión pública alemana ARD-RBB y para la cadena de televisión internacional de Alemania, Deutsche Welle. Desde hace cuatro años realiza cine de improvisación “EsImprocine”, y ha rodado una serie en Berlín y otra en Mallorca.

 

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski