LEONARDO CRUZ ALVARADO SUS GRIETAS LOS VERSOS

¡Compartir!

Vos y yo en Varsovia

Nos quebramos como
jarras de barro
por las vicisitudes,
por la insolencia rojiza
de un sol en Varsovia.

Nos chupamos la sangre,
la pólvora que tizna la carne
y el brazo materno
entre los escombros
del gris.

Nos hicieron
ruina,
raíces depravadas de ruina…
Por fuera “El pensador”
de Rodin, por dentro,
“Derrota”
de Ochoa.

Estamos con ojos de sal,
manos de alambre
y muertes
como estampas de suela.

Nos quebraron como
vidrios,
nos sepultaron
paladas del odio
de aquel sol en Varsovia.

Beso tu fe en los hombres,
niño, y tus
manos de humo y
tus pies de arena…
Por fuera sos “El pensador”
de Rodin, por dentro,
“Derrota”
de Ochoa.

La vida
es el odio del hombre,
y el amor,
tu mirada desabrida hacia el suelo.

Amor mujer

Mujer pantera.
Mujer gacela.
Mujer, vuelo de águila,
sexo de tu propio sexo
y placer de tus entrañas.

Mujer cazadora
y botánica.
Mujer ancestral:
sabia
y
de canela,
río aborigen es tu ser,
río desbocado
también es mujer.

Mujer soberana,
libre y andariega.
Mujer gitana
de los montes,
potro salvaje y
piel de guerrera.
Mujer ingobernable
¡Amor sos!,
Amor sos, mujer.

Grito supremo

Quiero la libertad del cielo:
lleven mis manos el ulular
y sus grietas los versos.
Quiero saberme soberano
de los rayos del sol
y su tejido dorado,
que los niños al pasar
no me llamen
soldado.
Deseo la libertad de las aguas
que no conocen barrera,
que no piden permiso
y no tienen cautela.

Sean mis versos corona de olivo
para el hombre tenaz
y la mujer sincera.
La libertad no tiene piel,
la libertad nació sin fronteras.

Quiero que no me detenga
la rabia del otro
o su mirada fiera,
Si el paso en la tierra es fugaz,
la siembra, eterna.

Deseo que nadie
acalle este grito voraz
que brota del pulmón humano:
¡Que nadie vale en la tierra
si antes no tiene libertad!

Dios mío, ¿dónde estás!

A Jairo Mora Sandoval
(22/03/1987—06/06/2013)

Hay una serpiente silenciosa
de escama verde-blanca
que recorre la costa
de norte a sur
sorteando
la arena.
Hay un enorme sol azulgrana
que besa a la serpiente
que ya no es blanca,
se acuesta con
el cangrejo
y lo viola.
Se esconde Chaac en su manta
y las parejas entre la brisa.
El castillo de arena
encontró regaño
en una ola
inquieta.
Así
es la costa
que lento hila bordado
y cobija al soldado Jairo Mora.
Llora la baula, ya sangra por el costado.
Llora la tierra, se desangra por el costado…
Su ser padeció la asfixia por un golpe demoledor,
y ahí
besó la arena
y, por fin, culminó su labor,
el héroe de lo verde, el vigía de la litera
donde la víbora seguirá callada y al acecho,
el perro rabioso, ladrando, y la noche perenne e inmunda.
Hoy que en mis ojos hay candelas, ¡Dios mío, prendé tus cirios!,
pues hoy aquí
lloraremos como Vallejo,
por los soldados de lo verde que se van
y por los silencios pretenciosos que zapatean vals
sobre olas tempestuosas de un mar desquiciado de azulejos,
y jugaremos con el viejo dado hasta saber quién sigue en este juego
de jaurías que merodean la playa en la noche y a pleno radiante azul del mar.
Si para defender a natura no hay hombre que valga algo en ningún sitio,
Dios mío… dios mío… entonces, ¿dónde estás!

BIOGRAFÍA

Óscar Leonardo Cruz Alvarado es más conocido como Calú Cruz. Nació en Alajuela en el año 1987.

Es narrador, poeta, docente, gestor cultural, Presidente y Coordinador del Colectivo Cultural Birlocha y de la Birlocha Literaria, ambos de Orotina.
Además, es Coordinador por la provincia de Alajuela para la Unión Hispanomundial de Escritores y, actualmente, ha sido designado como Director Ejecutivo, Embajador Cultural Itinerante y Embajador Emérito Colegiado por la Confederación Latinoamericana de Escritores, Artistas y Poetas del Mundo (CONLEAM), con sede en Argentina.
Calú es el organizador del Certamen Literario Luis Ferrero Acosta y ha escrito tres libros de cuentos: Cuentos de mamá muerte, (2012), La corrosión de los Entes, (2016) y El eco de los durmientes (2018). Ha participado en las antologías “Vía 28” y “Nueva poesía costarricense”. Sus obras han estado a la venta en estanterías estadounidenses, nicaragüenses, uruguayas y en las librerías más relevantes de Costa Rica.

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
2 Comments
Más antiguo
Más nuevo Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Asuero
3 meses hace

Es bueno saber que la Palabra no superficial vuela más alto, mas allá de los muros que el oficialismo impone. Gracias por escuchar y apoyar a quienes no se venden.

Eduardo cardenas
Eduardo cardenas
3 meses hace

Una belleza de poemas. Me cautivó mucho el poema Dios mio ¿donde estás?, dedicado a ese valiente Jairo Mora defensor de las torutugas y el ambiente y que fue asesinado mientras protegia lo que amaba.

Casa Bukowski