MARÍA JULIANA VILLAFAÑE – VOLAR SIN ALAS

¡Compartir!

QUEBRADA MUJER

Yo, quebrada

riachuelo que se pierde en medio de la montaña

escondida bajo el follaje, entre alimañas y piedras

esperaba, quien mi corriente disfrutara.

 

Te acercaste tú, hombre solitario

te posaste a mi orilla

tus manos acariciaban mi costado

yo enmudecida, no permití que mis aguas crecieran

y olvidaras que en ese rincón de selva existía

plácida, dormida.

 

 

Siempre, a la misma hora sentado a mi orilla

escuchaba el latido interno

el lamento sordo de mirada perdida

en mis aguas estancadas

rostro de nombre secreto

despertabas mis claros de luna

deseaba penetraras mis aguas

para lamerte el cuerpo, con mi corriente cristalina

pero te marchabas y quedaba sumida.

 

Un día tú, hombre tímido, te desnudabas

se agitaron mis aguas cuando penetrabas mi mundo

y crecí bravía deseando ser río

te arrastré en mi corriente sintiéndote nadar mis adentros

me moldeaban tus manos, respirabas por mis poros

y sólo aquel paraje del bosque conoció

como las aguas de una quebrada

se convierten en río y se desbordan.

 

[Del libro “Entre Dimensiones”]

ME PIENSA

Me piensa piedra, dura, inquebrantable

me baña limo, resbala

me baña río, agua mutable

me abandona para vivir mares

 

Me deja presa de arena

al final de su cauce

Me piensa piedra

y soy luz que se cuela en manantiales

 

Me cree fuerte y soy fiera herida

en el valle que descansa

en el frescor de sus aguas

voluntarias

 

desniveles que me bañan

 

Me piensa piedra

me piensa arraigada

 

¿Me piensa?

 

[Del libro “Entre Dimensiones”]

 

ES CIERTO

Dios Mío

si es cierto que estás ahí

dentro de mi

que vives en esa profundidad

de mi mundo interior

que siempre me acompañas

que no estás allá, lejos

perdido en un punto del universo

esperando por mi

para recibirme cuando parta

si estás y eres un solo ser

atado al mío

entonces Señor

¡Que solos andamos los dos!

 

[Del libro “Entre Dimensiones”]

EN VUELO

Me falta el aire esta noche

casi no puedo respirar en este tubo de acero

que me lleva a remontar alturas insostenibles

cuarenta y un mil pies de altura.

 

La cabeza late

 

duele

tan corto el tiempo para el descanso

en estos vuelos de largas horas

donde todos duermen

como cadáveres insepultos.

 

Bocas abiertas

brazos

piernas tendidas en los pasillos

niños que abandonan durmiendo en un piso

lleno de bacterias

de suciedad que recorre el mundo

 

olvidan que es un sitio público

 

aves de metal que viajan y viajan

sin descanso

sin tiempo para ser desinfectadas.

 

Qué lugares habrán recorrido los pies

que antes pisaron esa alfombra

donde una criatura inocente

duerme indefensa.

 

Miro por la ventana

todo está tan oscuro

casi no se ven luces en el firmamento

tal vez estemos cruzando

esa zona de amazonas

desde todos los confines impenetrable

donde aún no te lastiman

donde dejan que tu pureza sea la que hable

 

tus ríos caudalosos dan agua pura

no te golpean con botellas el rostro

no te arrancan los hijos árboles

de tus entrañas

virgen en tu esencia

te estamos matando poco a poco

tu queja se siente por todos los confines.

 

Ayer

mientras caminaba las calles de Buenos Aires

vi el manto gris de las cenizas

no son nubes de invierno que cubren el firmamento

eres tú

que después de tantos años de silencio

haces que tu Puyehue dé quejas

que circulan al Planeta

 

has sido tan paciente

con nuestros abusos

con nuestra vana necesidad de violarte

una y otra vez

 

no hemos sabido cuidarte

aún creemos que eres indestructible

y hoy

que casi no respiro

en este denso aire

comprendo

y me disculpo

Tierra, madre.

 

[Del libro “Volar Sin Alas”]

 

 

UN HOMBRE DUERME

La noche está templada

típica de los días

que dejan atrás el huracán

la vida sonríe

a pesar del peso que lleva

creo

en la luz detrás de las tinieblas.

 

No sé qué cosa golpea

será la muerte del padre que se aproxima

la de la tía que partió

dejando un legado que te hace sentir

como si aun amándola

no la conocieras

será la frialdad del compañero

que te mira

como si debieras saber leer

escrutar

sus más íntimos pensamientos

ese que te abandona

reflejando su cansancio

ese

que te deja en el cuarto de huéspedes

con tres hombres

Bayly, Electorát, Padilla

atrapada en sus garras

leyendo las primeras páginas de sus novelas

y entonces

comprendes

que eres mujer dichosa

que no puedes pedirle más a la vida.

 

¡Un hombre duerme

mientras tres

tres te despiertan!

 

[Del libro “Volar Sin Alas”]

 

 

QUIEN AMA           

                            VUELA

Cada ciudad, dormida, despierta loca, exhala
un silencio de cárcel, de sueño que arde y llueve
como un élitro ronco de no poder ser ala.
El hombre yace. EL cielo se eleva. El aire mueve
.

Miguel Hernández

 

 

Vuelo de libertad el que aún reclamas

en las voces de los que hoy

Te aclaman

te cantan

libertad del pensamiento que se remonta

a otras esferas

otros tiempos

Más nobles tal vez

que las que te cubrieron de dolor

 

Qué hice para que pusieran
a mi vida tanta cárcel

 

cárcel

que no pudo detener el vuelo de los sentimientos

que defendieron tu sendero

con la fuerza de la expresión

 

Tu vida se sesgó

demasiado pronto

para que sintieras

el alcance de la palabra escrita

en la oscuridad de tus días

en el clamor de tu alma en la semilla

que se siembra

sin importar dónde germina

 

Así como escribió el poeta Francisco Matos Paoli

quien como tú

fue privado por años de la libertad

 

“Alguien desea ardientemente acortarme las alas,
seccionarme en el objeto desnudo,
volcarme en la refriega del que empieza siempre
a no interpretar”

 

 

Quién puede alejar el amor a la Patria

los ideales

sin expresar una rebeldía personal

con toda la ardentía de la vibración poética

 

 

Tu vida es ese pasado

que crece en el futuro

y nos hace sentir

 

la condición de pájaro que ama y vuela

en la herencia que dejas

 

es esa tu voz

sube a los montes y truena

 

desde entonces y para siempre.

 

[Del libro “Volar Sin Alas”]

 

NAÚFRAGO

La clave de nuestros misterios

está ahí

en el baúl de la memoria

que ya no existe

 

lugar al que nunca fuimos

escondido

en el fondo

del recuerdo.

 

Voces que no escuchamos

que evocamos

con amargura

náufragos de un barco

que se hunde

sin remedio.

 

[Del libro inédito “ Aires de Tormenta”]

BIOGRAFÍA

María Juliana Villafañe (Puerto Rico) es poeta, narradora, guionista, dramaturga y compositora de música popular. Ha publicado los poemarios Dimensiones (Primavera Poética-Lima Lee, Perú 2020), Volar Sin Alas (Ediciones Baquiana 2012), el cuento juvenil Aurora y sus Viajes Intergalácticos (Planeta, 2003), Entre Dimensiones (Editorial Isla Negra, Puerto Rico, 2002) y Dimensiones en el amor (Ramallo Brothers Publications, Puerto Rico, 1992), galardonado en Nueva York con el Premio “Palma Julia de Burgos.

Sus poesías han sido traducidas al Inglés, Francés, Portugués, Alemán, Rumano, Árabe, Italiano y Mongol.

El fenecido jazzista Jon Lucien incluyó sus letras en varios discos: Jon Lucien by Request (2003), Endless is love (1997), Man From Paradise (1993), y Mother Nature´s Son (1992

Su nombre fue incluido, entre los escritores puertorriqueños residentes en los E.U. en la Enciclopedia del Español en Los Estados UnidosAnuario del Instituto Cervantes (Editorial Santillana, 2008). Le fue otorgada la Medalla de Oro, como Miembro de Honor de Casa del Poeta Peruano en el ICPNA (2004), Premio de Lírica Popular, Instituto de Puerto Rico en New York (1995), “Woman of the Year Award (1993), American Biographical Institute, “Poet of Merit Award”, American International Society of Poets (1992), Primer Lugar con la letra de la canción “Vive Hoy” en el III Festival Iberoamericano de la canción (Puerto Rico y Argentina, 1992) y “Sound of Poetry, Best Poets of the 90´s, Awaken to a Dream” Watermark Press Publication, Washington D.C. (1991).

www.mariajuliana.com

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski