Cristino Bogado – El último del primer día de la nada

¡Compartir!

LA NUBE ECUATORIANA

O ESCANEAMOS traseros

de libros, amores, diosas

 

o Soltamos globos

repletos de deseos de perfumes

del humo que sale de esta achkhana

ruidosa donde emborroneo en jopara

 

L’acméisme fut

déclaré contre-révolutionnaire dès le début des

années 1920, leo y pienso:

llenar el Chaco de akademgorodok de la pereza

 

es tu realpolitik

mirar el viento sacudiendo sus sábanas

bebiendo la aurora boreal con el indio andino

 

escribir poemas es apenas

vivir con jíbaros

 

engordamos la vida con huevos de tortuga recalentados

 

cuando camino mi bastón de madera de guayaba se feminiza

y la trompeta del silencio da siesta me sopla su pytü fresco como el paraíso

 

para comer ella maorí se dibuja la alegría

y la gula sobre su rostro

porcelana auténtica

 

para coger se las borra con la esponja

de la calentura

 

a la noche navegamos lunas y merkabahs en fríos

foxtrot cubanos

 

desdentado y con TV cable

había preparado el vocabulario de esa lengua hasta la letra P

 

en Belén de guaicurus

se desaceleró en hamacas de agua

 

intentó después de un sueño Michaux

domeñar y privatizar el río Tepotí

 

entre el Paraguay Católico (póstumo)

y el Paraguay Natural (inacabado)

transcurrió su vida vana de escribano

 

su Paraguay Secreto se perdió

bajo la aplanadora de la horda futbolera

 

con todo: cantábamos bajo la lluvia de stars

la danza de la ultra violencia diaria

 

ñandui de los árboles, pai pai guasu, quici miri, tembeyua

cuidan la meditación del Buda avá

 

el pez guitarra le dedica un solo durante el almuerzo-escritura

 

mientras Penélope obscura obscura contornea y patrulla su hortus deliciarum

 

guaas picta, guaas obi, canindes, paracaus encienden sus fata morganas

pero mi canto sigue los senderos que

abren los pacus memoriosos de San Agustín

 

surcando tanto el resplandor Agatha del Magallánico meridional o la Aurora bohmesina del Paraná aún soy

 

al galope sobre los caballos de Chauvet

alcanzó a veces la cima del mundo:

el Paleolítico

 

y la red que envuelve el mundo como

una lona Christo

juega tenis con los miedos y deseos,

nuestras mascotas poraites de siempre

BLANQUI

En el principio era el frisbee, el bumerang del ayvu,

El pytü astral volviendo al chocar contra el espacio einsteiniano,

Zenón con mostacho de Nietzsche, Pitágoras con sandalia de Blanqui,

Bioy con la morfina de Benjamin, el ángel como monstruo,

El cartero como Tarkovski sin bici,

Siguiendo las huellas muddy waters de Dylan,

Las rollingstones de Moebius,

El rulo del theremin del rey David,

En el principio del tatachiná mainländeriano,

Rocío bomba de ese anarquista virgen,

saltamos

Como esquirlas de vida

Pero todos juntitos en la dispersión derelíctica

De Dios hecho bang

En brazos de la línea de fuga del kurupi rembó

Enrollado al axis mundi del Paraíso Perdido

El rocío primordial diseminándose en forma de mina

Cósmica

De yiyi danzante

Modelando a cada criatura ex nihilo

Hasta el aleph llamado agujero negro

La puerta del regreso

Del comienzo

Del juego

De Tu Niño.

Recuerda, spellbound:

los 12 monos siempre nos matan

en los aeroportos del tiempo,

aeropoeta de Altamor,

donde se peregrina para verse morir

No hay una erección full time de la poesía

Todas nuestras mujeres

(tu amante o mi esposa)

son un cruce de divas del cine

un injerto sin arte de la historia de la música

Yiyis pegoteadas directamente de los museos

incluso figuras de la ficción

actualizándose sin pudor

La silueta de Adjani

El culo de la Bardot

Vox Jane Birkin

Vulva Courbet

Lunar María Félix

Titi guasu Sarli

Akarangue puku Ofelia o

Cabellera Mojada Margarita Terekhova

Nariz Nefertiti

Ojos Bette Davis

Ceño Silvia Pinal

Una yiyi es un cosmos precario y sublime

Un detournement de Ducasse

Stirner

los libros leerlos

al modo Schopenhauer o Buda

-de atrás para delante-

¡de la muerte a la vida!

 

Con la muela en el bolsillo y

Una yiyi en la cabeza

Salgo a pasear la vida breve

He perdido todas las batallas del nomos y aun

Las del mesianismo

Fracasé con las armas del posiditis del usucapión

Y del usufructo

Pero sé la letra y el 6 x 8 de esa prosodia evanescente

Hit marciano

Firmado por el señor Nada

O el Conde Coronado

Único

Con los dedos del amor

 

El último del primer día de la nada

Llamada eternidad

Es la niebla ke visto y acepto

El mero fragmento de nada dentro de la infinita eternidad

No respeto patrón ni prejuicios

Pues cabalgo mi eternidad robada por el tiempo

Ese tigre despiadado

Adiós trabajo

Amigos

Mediocridad

Estoy en el patíbulo de la eternidad

La cinta de la nichtung me lleva a esa nada

De donde nada vuelve a salir

La única revolution es ver la NADA

Que nos envuelve

Que importáis vos y vuestras supersticiones?

Peike pende revikuape!

 

Con -los dedos sin huellas

Acaricio- la muela en el bolsillo

Y una yiyi fantasma en su encierro de mariposa

En mi cuarto de coleccionista

Salgo a pasear la vida breve

Como un perro musikal o cuadrafónico

BIOGRAFÍA

Escritor y agit-prop paraguayo nacido en Asunción, 1967. Vive en Lambaré. Tiene un hijo.

Ha editado poesía: Puente Kaí (Asunción, 2015), Plagio inconsciente de Leopoldo (cartonerita niña bonita, España, 2014), Contra el fútbol y otros nihilpoemas (Asunción, 2013), Ysypó-paraguay-Rembó, (2012, edición online en La calle Passy, Chile), Pomea Rendy (en prensa 2020).

Narrativa:
Punk Desperezamiento, (2007, Lima-Perú), Amor Karaíva, Milena Caserola, Buenos Aires, 2010 (una selección de poesía, narrativa y ensayos).
El editor Timo Berger le incluye en su antológica sudaka de narrativa argentina, uruguaya y paraguaya Neus vom Fluss, Berlín, 2010.
Participó con el cuento epónimo en Los chongos de Roa Bastos, VVAA (Santiago Arcos, Buenos Aires, 2011).
También En Región. Antología de cuento político latinoamericano, VVAA (Interzona, Buenos Aires, 2011).
Pindó Kuñakaraí, no-vela, Editora de los Bugres, 2018.
Iporãkaka, una novela corta y 9 relatos absurdos, 2019.
Como “traductor”: Ojo de cuervo, Yi Sang, Hwarang, Buenos Aires, 2019.

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski