ESTEBAN RAUCH – YOU TUBE SABE

¡Compartir!

El tiempo que perdimos

 

Qué vamos a hacer

con el tiempo que perdimos,

los sábados que peleamos

los domingos que dormimos

 

qué vamos a hacer

con el tiempo que pasamos

enojados

angustiados

separados,

con los recuerdos

las fotos que tomamos

revelamos

archivamos

y rompimos

 

qué vamos a hacer

cuando ya no nos tengamos

entre los contactos favoritos,

cuando suenen los teléfonos

y los que llaman no sean otros

que nuestros más viejos amigos

 

qué vamos a hacer

con las horas que gastamos,

con la plata que invertimos,

con la gente que dejamos,

los auriculares que perdimos,

las remeras que nos prestamos,

y los besos

 

qué va a pasar

con tus perros y los míos

si nos extrañarán

cuando no estemos,

qué dirán tus padres,

tus abuelos

y tus tíos

¿dónde quedó

ese noviecito tuyo?

el de pelo largo

al que le decías culo

 

qué vamos a hacer

cuando empecemos a salir con otros,

y en ellos sólo encontremos

gestos del otro,

qué voy a responder,

cuando me pregunten

si soy una persona

de instagram o de twitter

y tenga que confesarles

que me paso las horas

en tu facebook

 

qué va a pasar

con las series que empezamos

que abandonamos y agendamos

para ver en un futuro cercano

que no existirá

 

qué va a pasar

cuando nos olvidemos

el uno del otro

y nos crucemos en una esquina

ya sea en Flores o ya sea en Chacarita,

y no podamos separarnos,

qué vamos a hacer entonces,

con los poemas que escribimos

en el tiempo que pasamos

angustiados

separados

y dolidos.

 

 

Barrio turco

 

Tan lejos

que no escuchás

no te molesta

si hablo de noche

si grito

de noche

si llamo

 

tanto frío

más del que hacía

cuando nos vimos

allá

 

sucede que

los barrios soviéticos

son así

o eso nos vendieron

las agencias inmobiliarias

también las de publicidad

 

en este barrio turco

alguna vez soviético

alguna vez

allá

 

cuánto frío hará

cuánto frío

hará allá

ahora

 

dónde estarás.

 

 

Bis

 

No sé

si sabíamos

que al decirnos hasta luego

sería la última vez

 

si en verdad

nos despedimos

cuando te dije

te extrañé.

 

 

YouTube sabe

 

YouTube sabe

que soy débil

que me gustan los videos

en los que Román baila

sobre su eje

sobre la pelota

en su cajita musical

 

YouTube sabe

que si a continuación me ofrece

las mejores jugadas de Román

remixadas

potenciadas

exaltadas

con un tema de Lescano

no voy a cliquear

no voy a detenerme

 

YouTube sabe que me gustan

los videos de cumbia

que me gusta la cumbia

que si me ofrece videos de la Mona

también voy a girar

sobre mi silla con rueditas

en mi cajita musical

 

YouTube sabe

que no me gusta

ni el vino

ni la soda

ni los anuncios publicitarios

que siempre intento esquivar

como Juan Román esquiva

las patadas rivales

 

YouTube me vigila

con su camarita digital

sabe que estoy

diez horas al día

que estoy siempre

que siempre voy a estar

 

YouTube me quiere

como se quiere a los perros fieles

que gruñen y no muerden

que se acovachan

bajo tinglados de chapa

y cuando no hay comida

lloran heridos

tristes de hambre

lloran y nada más

 

YouTube sabe que me gusta

Román

los botines tiempo de Román

las entrevistas a la madre de Román

la voz de Román cuando gruñe

cuando ladra y llora

frente a la cámara

sobre la pelota

 

YouTube sabe

que me gustan los compilados de Román

en los que pasan cumbia

y Román baila

y todos bailan

córdoba baila

Makelele baila

Palermo baila

Geremi baila

en una coreografía de Disney

sobre una pista de Damas Gratis

y Figo gira

y Bianchi gira

y Guti gira

y todos giran

en la cajita de Román

porque Román hace bailar a todos

y Lescano hace bailar a todos

y yo giro y bailo

sobre mi silla con rueditas

muevo los hombritos

 

YouTube sabe

que soy débil

que no arrugo ni paro

sabe que sólo pongo pausa

sólo pongo pausa

si en el celular entra

una llamada tuya.

 

 

 

Sin contar

 

sin contar

los escalones

que son once,

dos plantas

nos separan

 

una alta

y una baja

tanto

que si rebalsa de lágrimas

podría inundarse

 

sin contar los escalones

que podrían ser doce

también podrían ser trece

nos separan quince metros:

tres pasos largos

entre las sábanas

amarillentas

anaranjadas

quemadas

el toilet

y un paso corto

ínfimo

para bajar

y trece

catorce

quince escalones

el rellano

y en medio

la playstation

la pantalla

la guitarra muda

y el jarrón que moldeaste

y que romperé

 

que ya rompí.

 

 

 

BIOGRAFÍA

Esteban Rauch nació una medianoche de invierno de 1993 en la Ciudad de Buenos Aires, donde luego aprendería a escribir y publicaría sus primeros textos en formato impreso y digital.

La sonrisa de la traición, su primera novela, fue publicada en septiembre de 2019 por la editorial Azul Francia, y durante 2020 su cuento La Fuerza fue destacado como Mención en el Premio Manuel Mujica Laínez 2020, de alta difusión y participación nacional.

Luego de vivir en Burdeos y luego en Berlín, hoy reside en Buenos Aires, desde donde realiza proyectos de escritura creativa e ilustraciones en diversos formatos, tanto en español como en francés.

 

 

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski