Ida Talavera, poeta guarani en Casa Bukowski

¡Compartir!

Narciso R. Colmán

Ysapy rendỹicha morotĩ asy

che jazmín pyahu ryakuã porãite

péina hope, péina ipoty

Narciso Colmán, ndéve guarãite.

 

Reikove aja niko reipykui

tape pyhare neaño peteĩ

herunguã jasỹicha nde ári okukúi

remimbi hag̃ua jasỹicha avei.

 

Rehayhu asyétegui ñane retã

ne nẽ’ã poty emosarambi,

ha rembopepo nde yasy rata

reipyaha rire henimbo mimbi.

 

Nde réra opyta ore resápe

lucero ro’ỹicha ko’ẽju jave,

neremanoichene araka’eve,

kuimba’e arandu ijoheipyre.

 

Narciso R. Colmán

Blanco como brillo de rocío

Mi jazmin de penetrante aroma

Ya eche hojas ya florezca

Narciso Colman, para vos en exclusivo.

 

Mientras vivas

En la ruta de noche vos en solitario

Misteriosa como la luna se deshoja

Sobre tu cabeza

Para brillar también como una luna.

 

Por amar con ardor nuestra patria

Tu bella alma difundes,

Y das alas a tus fuegos lunares

Desgranando su telaraña luminosa.

 

Tu nombre queda en nuestros ojos

Como helada lunar

Al amanecer,

No moriras nunca,

Hombre sabio y santo

Ta’emína Ndéve

Kuarahy  rendy

oikeháicha

arai guỹpe oke haguã

oguahëva’erã avei

che mborayhúpe guarã

pytu’u ha kirĩrĩ

pytũmby ha tesarái.

Ndaipóri ko yvy ári

ikusugue’ỹva’erã.

 

 

Te digo nomás

Como el brillo del sol

Que se esconde

Bajo la nube para dormir,

Tiene que llegar también

A mi amado

Descanso y silencio

tinieblas y olvido.

No hay aún sobre la tierra

Quien omita su devenir de ceniza

Tory Ysapy

Máramoko che ndacheresaráivai

tory ysapy cheñuava’ekue,

asaha poty hyakuãvu reiva,

ha tape hovy aguata hague.

 

Hetaite mba’e che resa ohecha,

ndacheresaráivai che ndehegui,

umi tory ysapy cheñuãva’ekue,

che jasy hovy, che naranja-ty.

 

Rocío alegre

Ya no pude olvidar

El abrazo alegre del rocío

Azar en flor aromatizando

Y el camino azul que recorri.

 

Muchas y variadas cosas mis ojos vieron

Pero nunca te olvidé,

Esos alegres rocios que me abrazaron,

Mi luna azul, mi campo de naranjas

Ne Poncho Guype

Aiméma ne poncho guype

nemba’erantema che,

ha tove toikuaase,

mbae’ichapa nde réra,

toporandu yvytúpe

terã toho ka’aguype

toheka nde pypore,

namombe’uichéne che

pono chembotapere

ne mborayhu porãite.

 

Ne poncho guype aime

nemba’erãntema che.

 

Debajo de tu poncho

Para vos nomas yo seré

Y si quieren saber

Cómo es tu nombre,

Que le pregunten al viento

O que vayan al monte

A buscar tus huellas,

Jamás lo contaré yo

Para no perder en el camino

Tu gran amor.

Debajo de tu poncho estoy

Pues para vos siempre seré

Karai Vosa

Ekéna nde mitã

hakuete ko kuarahy,

ani’angátei ndepyhy

ohasávo karai vosa.

 

Mombyry jeko oho

ha ohechávante oipota

reke’yrõ asajekue

nde pyhyne katui;

ne mitã akãhatã.

 

Señor de la Bolsa

Duerme niño

quema hoy el sol

o te enlazara

al pasar el señor de la bolsa.

 

Lejos dicen se va

Y todo lo que ve quiere

Si no duermes la siesta

Puede enlazarte

A vos niño travieso

Ndéve Guarã

Nde rérape amosusũ

che mandyju inimbo

ha  aipyaha porã asyete,

ñe’ë poravo pyre,

ha opárupi amosarambi

ipepo mimbi asy

ikatúne oguahë

nde ypype che panambi

ogueraháva ijurúpe

che yvoty morotĩmi.

 

Para vos

En tu nombre sacudo

Mi hilo de algodón

Y voy tejiendo de a poco,

Bellas palabras seleccionadas,

Y a todos lados disemino

Su resplandeciente ala

Que seguro llegará

Junto a vos mi mariposa

Heraldo que te lleva en su pico

Mi cándida flor

Herunguã Poty

Che apekũreko añandu

osyry nde eirete,

ha che ángape ahendu

mayma ñe’ë ypykue.

 

Maruã neremanói

ñe’ë herunguã poty;

reikove ha nereñói

ha opárupi reñemitỹ

ndaipóriva ndeichagua,

nere’ë ha nde juky.

 

Flor del misterio

Hasta lo hondo del paladar siento

Fluir tu ambrosía,

Y en mi alma oigo

el habla ancestral.

 

Nunca mueres

Habla de la flor del misterio;

Vives y naces

Y siembras en todos lados

no hay otro igual a ti,

Eres dulce y agraciado

Che Aikuaa

Nde cherayhu

che rohayhu miñaë.

Tove tahayviru’i

jasy rata ñande ári

ha toveke toma’ë

ñanderehe Ñandejára.

 

Che aikuaa…

Yvága jára

ñane me’ë ojupe.

 

Yo sé

Vos me queres

Yo te quiero también ay de mí.

Si llovizna

El fuego lunar sobre nosotros

Si nos mira

A nosotros Jesús.

 

Yo sé…

El amo del cielo

Nos ha ofrendado mutuamente

Che Tapỹimi

Ñande árima omimbi

pyhare marangatu,

yvága hovy asy

iporãgui hendypu.

 

Péina jasy hembipe,

Arai  guype michimi:

Ñandejára oñepyrũ

hata’y ohapyña,

ha vokóite iñapysë

opa rupi jasy rata.

 

Mi ranchito

Sobre nuestras cabezas ya brilla

la virtuosa noche

el cielo azul mistico

de tan bello refucila.

 

Mira la luna clarea

Tan pequeña bajo la nube

Jesus empieza

a atizar el rescoldo

Y luego asoma

por todos lados el fuego lunar

Lampĩu Mbopi

Peteĩ lampĩu mbopi

nomboguéiva ni yvytu,

upéicha ko che avei

rohayhúgui che rendy;

 

amimbi, cherendypu,

che juky ha che porã,

ha ndaipóri kuimba’e

ndehegui che pe’avarã.

 

Ndaipóri ko yvy ári

Ijukyva ndeichagua

Ha oñe’ëva guyraũicha

He’iseva he’i hagua.

Upéichanteko avei

rengyryryrõ jepe

umi nde resa yvoty

kirĩrĩhápe oñe’ë.

 

Lampium murciélago

Un lampium murciélago

que no adormece ni el viento,

así también soy yo

desde que te amo mi fuego;

 

brillo, chisporroteo,

soy graciosa y bella,

y no hay hombre

que pueda despojarme de ti.

 

No hay sobre esta tierra

Nadie más agraciado que tú

Y quien hable como el pájaro negro

Puede decir lo que se le antoje.

 

Así también

Aún con la paz en tu alma

esos ojos en flor

en silencio me hablan.

BIOGRAFÍA

Por Cristino Bogado

Tadeo Zarratea proclama taxativo, Ida Talavera (1912-1993) es la primera (mujer) en escribir poesía erótica. Opinión que no comparten ni Josefina Plá (quien da tal prioridad a la poeta franco-guaireña Renée Checa) ni Jorge Báez Roa (quien privilegia a la Safo guaraní, Dora Bueno de Acuña). Un debate francamente bizantino, preocupación de emborronadores de papers académicos no de quien goza con la poesía. Ida Talavera, poeta bilingüe, cuyos poemas en español son normalitos, sobresale con su poesía en guaraní. Un guaraní que rehúye sus dos peligros básicos: el oscurantismo de ese guaraní ñembo original y teete, y el oficialesco, pegado a letra de su gramática y ortografías aprobadas por ley. Guaraní fresco, recién eclosionado sobre la página aupándose para ello sobre los fonemas y la calle. Es mi poeta guaraní preferida, después llegan los otros. Es natural como el agua y el Jasy rata.

Ella tiene un amor por las palabras-fetiche, un leitmotiv imago-sonoro. Jasy (luna) es infinito en sus páginas, como en Laforgue y en Arno Schmidt. Es tiempo, es luz, es un amor imposible, es techagau, es ella misma mirándose sub specie eternitatis vuelta Jasy (“toiko chehegui jasy”). Jasy como Jasy rata, Jasy hovy, jasymi, Jasy panambi, Jasymante che añu’ã, Jasy marangatu, Jasy rendy, Jasy tyvyta po’i. Aparece dos veces una palabra, muarã, que ningún diccionario o guaraniólogo sabe decirnos qué significa, por el contexto, quizá sea “ojalá”: “Muarã ha’e chupe”, “Muarã nderemanói”. Según Feliciano Acosta, amiga de la poeta, que trabajó en la tarea de transcribir sus poemas manuscritos y actualizar su grafía tradicional a la moderna, a quien incluso ésta dedicó uno de sus poemas, ella sacó esa palabra de un libro de un autor argentino, quizá correntino. Mauro Lugo me asegura que significa “nunca”.

Su mejor poesía, escrita en guaraní, es póstuma. Recién 2011 se publicaron. Ella fue pintora y poeta. Pero leyó muchos poemas en reuniones de lectura, cenáculos (uno de los más conocidos se realizaba regularmente en su casa), tertulias, incluso en transmisión radial. El poema en homenaje a Rosicrán ella lo leyó durante un evento de recordación al gran pionero de la poesía guaraní. Fue poliglotona, manejaba el francés, inglés, portugués y el italiano además del español y guaraní. Casada a los 18 años con el farmacéutico Víctor Fracchia, con quien tuvo 4 hijos. Mantuvo correspondencia con Juana de Ibarbourou. A los 14 años publicó en un periódico local su primer poema en español. En la revista Ñemitỹ (Sembrar, en guarani, surgida en 1977) se pueden leer varios poemas de su autoría. Publicó en vida un solo libro de poemas en español, “Esto de andar”, editorial Péndulo, 1966, y en 2011 sale por fin su colección de poemas póstumos en guaraní, “Herunguã poty” (Flor del misterio). Murió en Asunción el 19 de septiembre de 1993.

“Ne mitã piru” trata de celos, “Jasyminte Guatambegue” de la luna de paso sigiloso, ”Mba’embyasy” del sufrimiento amoroso  que quema al otro, “Che anga kuápe” del amante que mora y habita en el centro del alma de la amada, “Ta’emína ndéve” filosofía fatalista que proclama que en esta tierra todos devendrán ceniza, “Tory ysapy” ente cuasi místico de la alegría del rocío que abrazó a la amada, “Mbohapy Jasy” donde la mujer reclama que fue dejada sola, “Ne poncho guype” ella declara un amor clandé consumado o vivido bajo el poncho del amado, “Lampiu Mbopi” ella se define como un lampiu mbopi, es decir, un amor que prende y enciende el mundo, “Ani rejepy’apy” es la mujer objeto monopólico casi esclavo de su amado, “Toiko chehegui” la poeta imagina metamorfosearse en luna, “Ka’aguy Rovyu” es una rendición ante la belleza de la floresta, “Anike Remomarã” es la llamada del amor, “Tapére” la soledad una vez más aureolada por la luna, “Paraguay” nostalgia de la patria, “Revy’a Asyeténe” si me crees serás feliz, “Hi’ãva chéve amonda” en que se planea robar el saber del demonio para poder  agarrar el alma del amado por la amada, “Che yvytu” donde ella se define como viento, soy viento dice, no me busques, no tengo huellas, soy una mujer libre, “Toho Nendive” que esa desgracia que la vampiriza, al morir el amado se lo lleve con él, “Che añomínte tahecha” es la mirada de la luna como la mirada del amado deseado, “Ndéve guarã” aquí en vez de palomas mensajeras del amor se trata de mariposas mensajeras, “Mandu’a Asy” recuerdo del locus amenus, “Vy’a’y” en que la mujer abandonada sueña con el pasado feliz y en el reencuentro de su felicidad de antaño, “Aikove Aja” el amor ahora, “Jaiko” la resignación transformada en poesía no en mero llanto, “Remimbi” en que El amado ya muerto ilumina el presente de la amada, etc.

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski