Oscar “Puky” Gutiérrez – MADE IN HEAVEN

¡Compartir!

Saudade

Dibujo tu nombre.

Mis manos pronuncian tu cuerpo.

Sos una sinfonía imperfecta

que sufro y celebro.

 

Vienes como una canción

(llegada desde la infancia)

como un derrumbe de colores

una antesala del deseo.

 

Vienes etérea / eres del aire.

 

Que nunca acabe esta ceremonia.

 

Hoy todo vale la pena.

Ausencia

¿Dónde estás

sombra entrañable

caverna de la nostalgia?

 

El invierno no ha podido con nosotros. No.

 

Del luto me nacen colores imposibles

acaricio tu ausencia

jadeo primaveras.

 

Mi cuerpo es un jardín desolado.

 

Devolveme el trino las rosas las orugas

los oscuros jazmines.

Espera

Ella no sabe curar sus cicatrices.

Ha quedado viuda en el centro del altar.

 

Su inmóvil danza abisma velos

colecciona sombras

ausencias

desvelos.

 

En este viaje

las antesalas son centímetros del recuerdo

cabellos rotos.

Una dura agricultura del silencio.

Desafinada

Mi cuerpo es un instrumento: tocame.

 

Me habitan melodías desconocidas

turbias voces del pantano.

 

Mi clítoris es una cuerda rosada.

 

Te daré humedad a cambio del intento.

 

Tocame los acordes de la dicha.

 

Yo, a cambio, seré

la secreta cofradía

el silencio nutritivo

una poesía rota.

Adentro

¿No es acaso el amor

el más feroz

y delirante pre

ci

pi

cio?

 

¿No es acaso el abrazo

un diálogo de silencios

un acorde acorazado

un pétalo con turbias intenciones?

 

¿No es cierto

acaso

que morimos un poco

en el instante exacto

de la mutua y efímera explosión?

 

¿Y que el amor es una tumba preñada de vida?

 

¿No es cierto, acaso…?

MADE IN HEAVEN

Anoche dormí con un ángel

(y no es metáfora).

 

Besé devotamente sus blancas alas

acaricié su aureola

exorcicé su noción de virtud

su certidumbre de pecado.

 

Inauguré el territorio de su azar…

 

Por setenta veces siete

fui Dios.

HASTÍO

Deberé entonces

cambiarme el nombre

llamarme desde ahora

jaguar, fiebre, selva, tempestad

viento, trueno, alta montaña.

 

Reniego de mi condición de hombre

quiero dejar de ser

un viudo de la eternidad.

CALLEJONES (UNO)

en el fondo de mí

habita un terrible dios

 

agazapado espera paciente su ocasión

 

ha acumulado centurias de fuego

de espuma

de semen

de impaciencia

 

no sé qué será de mí

cuando ocurra el milagro de su espantosa libertad

 

presiento que

entonces

al fin

dejaré de morir

Retrato (con fondo de violín y piano)

Cierta devoción por la belleza.

Una melancolía innegociable.

El desarraigo como patria.

Ganas perpetuas de llegar a la paz.

 

Atroz militancia de las cosas.

Búsqueda irreductible del mejor ombligo.

Amistades peligrosas.

Y el nombre de Ella, claro, impronunciable…

 

y un poco de vino

y un poco de azul

y un poco de muerte.

 

Eso es el poeta.

El pacto

Ahora

al final de la batalla

cicatrizado y anhelante

acercame tus labios definitivos

con que sellaré

por fin y a destiempo

este pacto

con la madrugada.

oscar puky gutierrez oscar puky gutierrez
BIOGRAFÍA

(Bolivia – 1970). Es poeta, gestor cultural y editor de textos. Tiene seis libros publicados. Ganó dos concursos nacionales de literatura. Su obra está incluida en diversas antologías.

Ha participado en encuentros internacionales de poesía en Perú, México, Argentina, Uruguay, Colombia, Chile, Venezuela y Cuba. Poemas suyos han sido traducidos al italiano, al portugués y al catalán.

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
1 Comment
Más antiguo
Más nuevo Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Marianella Sáenz Mora
Marianella Sáenz Mora
4 meses hace

Bellísima poesía. Gracias por compartir ese pizca de heaven

Casa Bukowski