EZEQUIEL CARLOS CAMPOS – AQUELLAS PISADAS QUE SE MIRAN EN EL MAR

¡Compartir!

…pero el mar, delante de ellos, se extinguía.

Edmond Jabés

 

 

57

Aquellas pisadas que se miran en el mar

son los únicos animales acuáticos

que sobrevivieron a esta sequía.

 

Las olas invisibles

aún se escuchan moverse

y hacer que las huellas

se muevan como peces

en busca de comida.

58

Las cenizas se esparcen

en las olas de tierra.

 

Esta es la última decisión

de los muertos.

 

Las cenizas se acumulan,

ya no hay mar que se las lleve.

62

El mar se escucha solamente

en los oídos muertos.

 

En este desierto queda la historia

del hombre que no pudo volver.

 

Ya no hay deseo ni vida.

Sólo el reflejo de un territorio seco.

63

Desde que no hay mar

existen peces flotantes

que no se dejan pescar.

 

Nadan en el aire

y ascienden hasta donde los dejen los aviones.

 

De lejos parecen palomas.

Y sin embargo, los peces del viento

se sostienen por una mano con Parkinson.

 

65

Los suicidas se tiran

desde el Golden Gate de San Francisco.

 

Al caer se entierran como plantas

y de ellos florece un árbol.

66

A lo lejos se escuchan

los murmullos de las ciudades.

 

Dicen los viejos que antes

ese sonido no se escuchaba

porque había algo más fuerte

llamadas olas.

 

Y esa música impregnaba

las conchas que recogían los turistas

para llevarlas a casa.

 

A veces los viejos sueñan

cuando están por morirse,

o hay silencio en sus recuerdos.

67

En algunos puntos hay eco del mar:

 

voces pasadas con el sueño de cruzarlo,

la alegría de bañarse en él

o los gritos de los ahogados.

 

Ya no son las conchas la caja musical:

 

son las piedras del desierto.

 

 

[Poemas incluidos en Crónica del desagüe,
Instituto Zacatecano de Cultura, México, 2020, 94 pp.]
BIOGRAFÍA

Ezequiel Carlos Campos (Fresnillo, Zacatecas, México, 1994). Ha publicado en distintos medios impresos y virtuales de México, Colombia, Ecuador, El Salvador, Chile, Argentina, Venezuela, España y Francia, como Luvina, Círculo de Poesía, Punto de partida, La raíz invertida y Altazor. Está incluido en Todos juntos hacia un mismo sinfín y Fabulaciones (ambas editadas por el IZC, 2014). En lo académico ha publicado en Jóvenes en la ciencia. Dirige la revista virtual El Guardatextos (www.elguardatextos.com). Es autor de los poemarios El beso aquel de la memoria (2018; 2019), El Infierno no tiene demonios (2019; 2020), El instante es perpetuo (2019) y Crónica del desagüe (2020). Algunos de sus poemas han sido traducidos al francés, inglés, italiano y otomí. Premio Estatal de la Juventud 2019 en la categoría de Talento Joven/Literatura.

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski