ROXANA POPELKA – “NECESITAMOS ESCALERAS PEQUEÑAS”

¡Compartir!

 

INTRODUCCIÓN

 

Roxana Popelka, por muchos motivos es una escritora Casa Bukowski, no solo porque sus orígenes nos llevan a los dos lados de nuestro Atlántico, sino porque, cuando escribe, como cuando habla, es para decir algo que debe ser escuchado, que debe ser recibido con atención y meditado. Roxana Popelka, no habla, no escribe, por hablar o por escribir; y eso empieza a ser algo raro en nuestros entornos, como saben bien ustedes. Lo que más me gusta de ella, sin embargo, por encima de ese circunspecto desprecio de la pulsión asfixiante a exponer los yoes postizos que estrangula, hoy, la expresión poética; por encima de la atrayente densidad de sus palabras; lo que más me gusta de su poesía es que dialoga realmente con el caudal de lecturas que la constituyen (que se suman e imbrican con las experiencias personales, por supuesto); pues Roxana Popelka lee –vive– de verdad; lee los libros y el mundo, con auténtica pasión y cuidado, como se leía –o se vivía– antes de Facebook, de Twitter o de Instagram. Y eso se nota.

 

ciudad 1 (primera ciudad)

 

nos dejaron una ciudad joven

un baby boom de ciudad

–me olvidaba   es gris la ciudad, gris

grisú–

 

aquí va la enumeración:

desfasada resacosa

acosada por el pufo la mentira

un fiasco de ciudad de rastrillos y neones

locales disponibles     (se vende/ se alquila)

 

incontables fugas por allá; averías pulsadas

(un número contable de manijas razones presionadas

siempre las mismas razones: una, dos, esta, aquella)

 

 

ya lo decía rainer maría como leopoldo maría en su

poema la catedral “en aquellas pequeñas ciudades

puedes ver […]”

y empiezo a tener miedo de vivir

en una ciudad que no comprende

ni pregunta

 

¿qué os parece mi ciudad mi baby boom de ciudad?

 

[de 33PPM, editorial Bartleby]

 

maquillaje

 

aquellas dos alumnas

las que están sentadas en la fila de atrás

me dan pavor

se percibe tanta agresividad en su mirada

no parecen felices

y solo tienen 16

sus rostros embadurnados de maquillaje

madrugan

se arreglan con esmero

aunque no es necesario ocultar nada a los 16

 

por eso llevan un top y se visten con minifalda

debajo usan unos legs de color negro

 

son mis alumnas desaventajadas

son marta y susana

 

ahora toca reír sin motivo aparente

agachan la cabeza entre los libros forrados

llenos de fotos de actores

de cantantes de moda

cuadernos garabateados a rotulador

con los nombres de los chicos guapos del instituto

números de móviles

nics

 

no sienten vergüenza

a los 16

 

me alegra tanto potingue deliplus

 

hay días

en que se levantan continuamente a tajar el lápiz

mientras hacemos los ejercicios

a tirar un papel

a pedir permiso para ir al baño

saben que no está permitido

tampoco a los 16

 

deben esperar a que suene el timbre del descanso

para ir a mear

a mirarse el flequillo

con sus cuerpos esbeltos

delante del espejo del baño

desafiantes

a los 16

 

son mis favoritas

son mis chicas extraídas de Fucking Amàl

esas adolescentes complejas que aparecen en la

página 54 de los libros de psicología

 

rubias teñidas que habitan un barrio periférico

gastado

sin posibilidades

muerto

si no fuera por el cine de verano

 

de familias desestructuradas

sin esperanza

no hay tiempo que perder

a los 16

 

siento que les debo ofrecer algo más

que el temario del curso

se me hace difícil encontrar un porqué

 

¿quién necesita enseñanza reglada a los 16?

 

[de 33PPM, editorial Bartleby]

 

cuando leo cosas como

 

Le obligó a quedarse a su lado, ella tuvo que obedecer.

La folló sin importarle que tuviera la regla.

Eres una mujer usada, no te necesito.

Era una cincuentona aburrida.

 

y luego exclamas ¡estás obsesionada con la literatura

femenina, escribe como si no tuviera importancia eso

del género, como si no existiera! Claro, como si la literatura

fuera neutral. Te diré una cosa, la supuesta

neutralidad no existe, hasta el enunciado más abstracto

contiene un sesgo. Así que deja de pensar en la literatura

como un ente aislado libre de valores y toma

partido. No hay nada neutral ni objetivo, ni siquiera

en este poema.

 

 

Basado en el relato Érase una vez, de Margaret Atwood.

 

[de 33PPM, editorial Bartleby]

 

necesidades técnicas

 

NECESITAMOS escaleras

pequeñas,

necesitamos niños

que contemplen esas escaleras

BONITAS

desde la ropa

mojada tendida

en un espacio

ABIERTO   adecuado   que podía ser el siguiente:

 

-Bares de 3×4

-Bares prefabricados con cierre velcro

-Locales abiertos/ventilados 24 horas

-Miradores hacia la nada

-Snake under a strong halo

-Fluir con mayor naturaleza

-Un realismo cínico

-Mucho color rojo

-Mucho-

 

sin connotaciones.

 

Necesitamos casas sin

photoshop

en nuestra puta cultura

occidental, apuntando una

acción de teleserie

en background

con referencias a

la luna, a las centrales térmicas

hidráulicas.

 

Recorriendo los tubos dentífricos

de los viajeros

sin facturar.

 

Ahora he de dejaros un momento,

EPSON me llama desde su trabajo

de campo

Epson es utópico, soñador,

Epson es como Matta-Clark

que agujerea las casas

las parte por el eje

las desplaza desde la

periferia     con todo su

poderío

las coloca en la tierra a que graviten por sí mismas

¡coño, ale!

 

inutiliza las parcelas de la ciudad abigarrada

de

calles con olor a glamour

como un vulgar reportaje de

Vogue

eso es lo que quiere Epson

yo, no.

 

[de Cumpleaños feliz, Baile del Sol]

 

voy a preguntar

 

viven ellxs tres

en gijón

 

de los pesos ahorrados en puerto montt

la masacre (señor pérez zujovic)

ocurrirá en el sesentainueve

un revólver colt

carabinas máuser

 

una carta demora en llegar

tantos días   xxxx   pongamos diez

unas letras de allá

con la estampita de artigas

verde blanca colorada

 

para envíos certificados

recibo para el remitente

clase del objeto (táchese lo que no proceda)

cartas impresos pequeños paquetes etc

y firma del empleado

 

era un vestido para ti no sé si llegó a tus manos

de lanita en tono del bordeaux bien moderno

y para la nena un jumper escocés

sé que a ti te iba a gustar

pensé le irá muy bien para la primavera

 

marcia prefiere llamar por teléfono

desde lo de gonzalo

y héctor envía algún cassette

pero no escribe

qué haraganes salieron

 

acá arreglando siempre algo es inevitable con los movimientos

aunque sean suaves se agrieta el yeso del techo y el excesivo calor

o el cambio de temperatura

 

nunca faltan los mandados ni diligencias de alberto

poca actividad social

trabaja mucho siempre charlando alrededor

 

como ya regresó

hace quince días un señor amigo

 

y para los tres un beso grande

 

tenés mucha razón

los chimangos hay que correrlos

como dijo tabaré

 

 

[poema inédito del libro titulado Desde Puerto Montt]

BIOGRAFÍA

Roxana Popelka (Gijón, 1966) es una poeta y narradora hispano-uruguaya, licenciada en Ciencias Políticas y Sociología y Doctora en Filosofía. Ha publicado los libros de poesía Ciudad del Norte (1989), Simplemente nada común (1991) y la antología Cumpleaños feliz (2010), todos ellos en la editorial Baile del Sol, así como el libro de poesía titulado 33 ppm (Bartleby ediciones, 2018). También es autora de relatos: Tortugas acuáticas (2006) y Tan lejos de Dios (2014), y las novelas Todo es mentira en las películas (2009) y la titulada Preparados, listos, ya (2017), todas ellas en la editorial Baile del Sol. O del relato titulado El camino más corto en la antología 11 relatos viajeros. El síndrome de Wanderlust, Anaya Touring editorial, 2020. Poemas y relatos suyos han sido incluidos en más de cincuenta antologías. Durante cinco años dirigió y formó parte del comité de redacción de la revista literaria Lunula, del Ateneo Obrero de Gijón. Colaboró en la redacción de artículos sobre arte y cine en las revistas Calle 20, el Duende de Madrid y Diagonal. Actualmente colabora en la revista Muy Historia. Paralelamente desarrolla un trabajo interdisciplinar (guiones de cortometrajes, proyectos artísticos y de investigación) recibiendo numerosos premios y ayudas a la creación.

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski