WALBERTO VÁSQUEZ PAGÁN – ABRIGADO DE SILENCIOS

¡Compartir!

Bajo el eco de tus pies

 

Así camino hoy, bajo ese espacio que hay entre la

huella dejada

y entre la pisada

que doy en la añoranza del crujir de las piedras

que entonan

tu voz

tu recuerdo

tu abrazo

que me hacen regresar del inmenso silencio,

haciéndome pensar la ráfaga del viento

 

¿Qué otra mujer me concebirá?

no deseo tomar de otro líquido amniótico

sé que mi cordón umbilical rechazará otro cuerpo

¿Lo volveré a tener como hijo?

hay veces como ahora, que se me olvida que él,

fue ángel primero y luego hijo, y que volvió a su forma natural…

 

Reconocerlos no será difícil

aunque no tengan la misma apariencia

mi corazón los reconocerá, porque nos hemos amado

en el desierto y cabalgado en las antiguas llanuras de Mongolia,

iluminados por la luna.

 

es

ese espacio

que existe bajo el eco de mis pies

ese respiro que existe entre el pie y la tierra

el que hace convulsar a este sujeto

en la fragilidad existencial

anhelando revivir

el último roce de tus labios en mi mejilla

para que mi alma recobre

vida súbitamente

 

 

Ego Sum Sacerdos

 

Confieso que tu vientre

fue el mejor bar para este bohemio

que deshojé la vagina de mi madre

por quinta ocasión.

Soy infiel por imitación ancestral

y cedo mi cuerpo al mejor placer.

Estoy compuesto por tantas pieles

que casi no existo.

Confieso que soy un forastero

que prefiero el humo muerto de mi piel

para explorar el enigma de la resurrección.

 

Anhelo que el sol salga de noche

y que la luna reciba todos los días

balas blancas

para que aúlle como el lobo que me acecha.

Confieso, que veo sombras caminar

con sus vestidos preferidos:

los huesos.

Sacerdote no soy

más le doy la absolución

a todos mis pecados.

 

 

 

Un viajero, con dos boletos

 

El carbón se enciende

el tren silba

el metal carmesí desprende calor

cuando mi hijo se acerca

del más allá.

 

Las ruedas

se mueven

los vagones rojos se arrastran

buscando en el espacio terrestre

el sentir perdido.

 

Destiempo de este viaje continuo

que trae consigo el destierro

de un amor que aspira

a que mi pensar transporte

del cielo

tu olor a jazmín.

 

El silbido

anuncia la llegada a la estación.

 

Se baja del tren

este viajero con dos boletos

y saca del corazón un pañuelo blanco

para decirte

que en este poema

soy

el único que parte.

 

 

 

Abrigado de silencios

 

A 281 metros de altura

comprendí

 

que esta lejanía me asfixia

como una mente demente

llena de cárceles

cuyos barrotes

son los sentimientos

que aún se embriagan

en el bar de los recuerdos.

 

Pensé

que estando cerca del cielo

 

te podía tocar

ahí

vi un sinfín de estructuras

ocupando lugares como fantasmas

que respiran

y aspiran

despedidas llenas de laberintos.

 

Suspiro por las calles

de este abril

en un París

lleno de agostos

anotando con detalle

la caligrafía de los sauces

en la piedra

de la in-memoria

partida por el soñar

de una alianza

más allá de esta sombra

y sus tormentas.

 

 

 

Temo besar tus labios y olvidar mi existencia

 

Mírame desnuda

sin secretos

llena de gemidos

de suspiros

 

Siénteme

mientras te hablo al oído

te beso el cuello

y mis manos recorren libremente

 

cada pedazo de tu piel

 

estremécete sin prohibiciones

que solo estamos tu y yo

déjame entrar por tu boca

 

hacerla tan mía como lo es tuya,

 

dejemos caer la ropa al suelo,

 

déjame sentir tu humedad en mis dedos

en mi boca

lléname de ti

aunque al final de tu éxtasis digas otro nombre

pero tu piel sepa,

 

que es conmigo.

 

 

 

Tu cuerpo, morada en mi imaginación

 

Me encanta

estar sin inhibiciones

frente a ti

caminar desnudo

sentir el calor

de nuestras pieles,

las cómplices miradas

llenas de augurios premonitorios de un sexo desenfrenado

en lugar alguno

que nos espera

lleno de amor

cargado de gemidos

reconociendo yo

que el corazón de mi amante

está

entre mis labios

porque su cuerpo

es la más bella morada

que tiene mi imaginación.

 

 

 

BIOGRAFÍA

Walberto Vázquez PagánPuerto Rico

Natural de la ciudad de San Germán en el 1970. Ha sido publicado en la Revista Boreales con el poema, “Realidad Inexistente. Ha participado en el certamen Grito de Mujer, en el que han seleccionado sus propuestas poéticas en cinco ocasiones. Forma parte de las antologías Suturas, Sueños Rotos, Metamorfosis, Develos del Alma, y Divertimento en Puerto Rico. Es parte de la Antología Universal de Grito de Mujer con el poema “Mientras ella dejaba desabrigados sus zapatos”, en España en la Antología Deshojando Sentimientos con el poemaSi fuera mujer”, y en la Antología Alma y Corazón, en Argentina, Salvemos Afrin, en Siria, entre otras…

Participó como poeta invitado en el Festival de la Palabra de Puerto Rico, en el 2012 y el 2016; en el Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico; en el XI Encuentro Universal de Escritores “Vuelven Los Comuneros” en Santander, Colombia; en el 2017 VIII Encuentro de Jóvenes Escritores de Iberoamérica y el Caribe de la XXVI Feria Internacional del Libro de La Habana en el 2019; en la Tertulia de Voces Nuevas, en Colombia, 2020; y en La noche de los Poetas IV, en Chile, en el 2020.

El periódico neoyorquino La Voz Hispana resaltó su trabajo literario con base en una entrevista con la periodista y escritora, Zenn Ramos.

En el 2016 publicó su primer poemario “Bajo el eco de tus pies”, exponiendo una segunda edición en el 2020, está próximo a publicar su segundo poemario, “Un viajero, con dos boletos” actualmente edita su tercer poemario “Sueños de azotea.

 

Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Casa Bukowski